El desmantelamiento del campamento de protesta saharaui a las afueras de El Aaiún desencadenó este lunes una ola de violencia sin apenas precedentes en esta ciudad que provocó un número indeterminado de muertos y decenas de heridos. Sin embargo, el Gobierno español ha evitado condenar los hechos a la espera de que Marruecos y el Frente Polisario sigan negociando y encuentren una solución pacífica.

Zapatero pide que Marruecos y el Frente Polisario sigan negociando En la sesión de control del pleno del Congreso celebrada este miércoles, a una pregunta del diputado del PNV Aitor Esteban, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha asegurado que España "ha conseguido" que los hechos de El Aaiún, que calificó de "lamentables", "sean debidamente investigados" y ha confiado en que esto se desarrolle "con eficacia y garantías".

"El Ejecutivo ha vivido con honda preocupación lo ocurrido en el campamento y ha hecho un llamamiento a la normalización de la situación en El Aaiún", comentó Jáuregui. Aitor Esteban le repochó posteriormente que no condenara lo sucedido.

Reclamaciones socio-económicas

"Esto no es una carrera para ver quién condena más rápido", le contestaba después en el mismo pleno a la diputada de ERC-IU-ICV Núria Bonaventura, añadiendo que España no tiene en su mano "una solución unilateral" del conflicto de los saharauis por su autodeterminación -"Fuera de Naciones Unidas, no hay solución", añadió- y que, de hecho, los motivos por los que acamparon los saharauis nada tenían que ver con dicho conflicto, sino con reclamaciones socio-económicas.

"Es rotundamente falso" que el Gobierno conociera con antelación el ataqueEl ministro también negó una información publicada este miércoles por el diario El País según la cual, citando fuentes diplomáticas, el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Taieb Fassi-Fihri, anunció a su homóloga española, Trinidad Jiménez, que se produciría el asalto. "Es rotundamente falso", explicó. El citado diario indica que el anuncio se habría producido en el encuentro que ambas partes celebraron el pasado martes 2 de noviembre en Madrid. La Embajada de Marruecos en España no ha querido comentar nada sobre este asunto a 20minutos.es.

Condenar, "lo más fácil"

En este sentido, la propia ministra Jiménez negó desde Quito, también "rotundamente", que ella, sus colaboradores o algún otro miembro del Gobierno tuvieran información de Marruecos de que se iba a llevar a cabo el desalojo.

Lo desmiento rotundamente como ministra de Asuntos Exteriores y lo desmienten todos los integrantes de la delegación españolaLa titular de Exteriores aseguró que, durante la reunión que mantuvo en Madrid con su colega Taib Fasi Fihri el pasado día 3, "no hubo ningún comentario, ningún tipo de información, nada que pudiera conducir a pensar" que la policía de Marruecos iba a actuar. "Lo desmiento rotundamente como ministra de Asuntos Exteriores y lo desmienten todos los integrantes de la delegación española que estaban en la reunión", añadió.

Sobre el desalojo del campamento, la ministra afirmó que "lo más fácil" hubiera sido una "condena inmediata" de la acción de Marruecos, pero reiteró la necesidad de conocer antes todo lo ocurrido para hacer un pronunciamiento oficial. Jiménez hizo un llamamiento a la calma dirigido tanto al Gobierno marroquí como a los dirigentes del Polisario, a los que invitó a reanudar el diálogo en la ONU para buscar soluciones a esta crisis. También pidió a Marruecos que permita a la prensa poder trabajar de manera "transparente" en El Aaiún.

"Campamento ilegal"

En el citado encuentro entre Taib Fasi Fihri y Trinidad Jiménez la semana pasada, el ministro marroquí acusó a la prensa española de distorsionar la realidad de su país y del contencioso sobre el Sáhara Occidental, en lugar de hacerse eco de las buenas relaciones con España. También dijo que su Gobierno no iba a usar la fuerza contra el "campamento ilegal" de El Aaiún y que optaba por el diálogo, vía en la que creía. Justo una semana después el asalto contradijo sus palabras.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por su parte, ha defendido este martes la actitud del Ejecutivo tras los sucesos en El Aaiún y ha considerado muy importante que, pese a ellos, Marruecos y el Frente Polisario sigan negociando bajo los auspicios de la ONU. Mientras, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, y el presidente de Castilla-la Mancha, José María Barreda, han defendido también que el Gobierno español "está haciendo lo que debe" en el conflicto del Sáhara.