La gerencia de Povisa de Vigo y directivos del Sergas mantienen este miércoles por la tarde en Santiago de Compostela una nueva reunión para intentar avanzar en las negociaciones y cerrar un acuerdo para renovar el concierto entre ambos organismos, de forma que se evite la amenaza de un ERE planteada por el hospital privado.

En este nuevo encuentro, se analizará la documentación presentada por Povisa, con las condiciones que plantea el centro para renovar el concierto con el Sergas, que ha manifestado su "máxima voluntad de diálogo" para "poder llegar a un acuerdo", según han señalado a Europa Press fuentes de Sanidade. Asimismo, también se prevé una reunión de carácter más técnico para el próximo lunes.

Las principales diferencias entre las partes estriban en la cuantía del convenio —el actual concierto asciende a unos 73 millones de euros y expira a 31 de diciembre—, la forma de pago —si se hace por número de tarjeta sanitaria o por los servicios prestados—, y la duración del mismo —el Sergas pretende un período de 10 años—.

Povisa ha amenazado con presentar un ERE que afectaría a unos 800 trabajadores, a lo que se sumaría la extinción de los aproximadamente 400 contratos de obra ligados directamente al concierto con el Sergas, lo que supondría el despido del 80 por ciento de los 1.500 empleados que integran la plantilla del centro, que pertenece al grupo vigués Nosa Terra.

Sin embargo, la Xunta ha manifestado su "voluntad" de que haya esa renovación, y ha abogado por "ceder unos y otros", al tiempo que ha precisado que "no se está para incrementos" después de que el bipartito, en la anterior legislatura, hubiese aumentado la aportación a Povisa en un 40 por ciento.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.