Batalla campal en Cisjordania

Con más de 200 heridos se saldó ayer el desalojo del asentamiento judío de Amona (al noroeste de Ramala), en Cisjordania.
.
.
Efe / Reuters
Tras fuertes enfrentamientos entre la Policía (unos 6.000 agentes) y cerca de 2.000 colonos llegados desde distintos sitios, el lugar quedó desmantelado. Éste es el primero de los 24 que hay planeado desmantelar. Ordenado por el Gobierno, las  excavadoras destruyeron todas las casas del complejo, en las que vivían 38 familias.

Atrincherados en  el interior y en los tejados, los colonos se encararon a la Policía bajo el grito de «asesinos», «nazis», o lemas como «un judío no expulsa a otro judío» y lucharon cuerpo a cuerpo hasta ser arrastrados a las calles. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, calificó de «intolerable» la actitud de los colonos de Amona, considerado el buque insignia de todos los asentamientos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento