Campamento de Gdaim Izik
Foto de la quema de las jaimas en el campamento de protesta saharaui de Gdaim Izik. EFE

El Frente Polisario elevó este martes a 18 los muertos saharauis, entre ellos un niño de 7 años, tras la entrada por la fuerza de unidades marroquíes en el campamento de protesta de Gdeim Izik y afirmó que los agentes utilizaron fuego real contra "más de 26.000 personas indefensas en su mayoría mujeres, niños y ancianos". En un comunicado, el Ministerio de Información saharaui cifró en 723 los heridos y en 159 las personas desaparecidas de las que sus familiares no tienen noticias. Asimismo, el Polisario ha denunciado más de 50 detenciones de ciudadanos saharauis practicadas a lo largo de este martes.

El ministro dijo que se trata de un balance oficial todavía provisional y que las víctimas se produjeron tanto durante la acción marroquí contra el campamento como en las protestas posteriores en la ciudad de El Aaiún. "Desconocemos si entre los desaparecidos puede haber también muertos y heridos", indicó.

El Gobierno saharaui declaró este martes día de duelo nacional por los "mártires"Desde que en la mañana del lunes los agentes marroquíes entraron por la fuerza en el campamento de protesta, la dirección del Polisario ha sido muy cauta a la hora de establecer el balance de víctimas saharauis en Gdeim Izik y en los altercados hasta no disponer de confirmación.

El duelo se observará en los campamentos de refugiados, en el territorio bajo su control del Sahara Occidental y en las representaciones y embajadas de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en el exterior, donde ondea la bandera saharaui a media asta. Asimismo, el Consejo de Ministros convocó al pueblo saharaui a guardar este martes un minuto de silencio en memoria de las víctimas y en solidaridad con sus familias.

El Ejecutivo instó a la ONU a "asumir sus responsabilidades en la protección de los civiles sin defensa en los territorios ocupados del Sahara Occidental" y demandó a la organización internacional que envié una comisión de investigación a la zona para "arrojar luz sobre este horrible crimen cometido por el Gobierno marroquí". Además, pidió a "todos los países del mundo" que ejerzan "todas las presiones necesarias" sobre el Gobierno marroquí para que "ponga fin a los ataques contra ciudadanos indefensos". El Gobierno de la RASD apeló a "todos los saharauis, allí donde se encuentren, a permanecer unidos, vigilantes y preparados para cualquier eventualidad".

Este lunes, las autoridades marroquíes llevaron a cabo el desalojo por la fuerza del campamento de protesta saharaui a las afueras de El Aaiún, al que se unieron civiles marroquíes, y que se convirtió en una batalla campal que dio como resultado un aún indeterminado número de víctimas y disturbios e incendios en gran parte de la ciudad.

La ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, hizo un llamamiento a la calma dirigido tanto al Gobierno marroquí como a los dirigentes del Polisario, a los que invitó a reanudar el diálogo en la ONU para buscar soluciones a esta crisis, cosa que ocurría casi de forma paralela a los disturbios, cuando Marruecos y el Frente Polisario iniciaron este lunes en las afueras de Nueva York su tercera reunión informal auspiciada por las Naciones Unidas para reanudar el proceso de negociación sobre la soberanía del Sahara Occidental.