Un avión comercial de la compañía cubana Aerocaribbean con 68 personas a bordo, 40 cubanos y 28 extranjeros, entre ellos el español Manuel Gónzález Asensio, se estrelló esta madrugada (hora española) en la provincia de Sancti Spíritus, en el centro de la isla, sin que haya habido supervivientes.

En el avión iban 28 extranjeros de 10 nacionalidades En el avión viajaban 61 pasajeros y siete tripulantes. Ciudadanos de hasta diez nacionalidades: nueve argentinos, siete mexicanos, tres holandeses, dos alemanes, dos austríacos, un español, un francés, un italiano, un japonés y un venezolano.

El accidente ocurrió sobre las 17:42 hora local (22:42 GMT) cuando la aeronave ATR-72, vuelo 833 de la compañía cubana, que cubría la ruta Santiago de Cuba-La Habana, se estrelló por causas que aún se desconocen. La aeronave reportó una situación de emergencia y después perdió contacto con los servicios de control de tránsito aéreo.

En una zona boscosa

Medios locales informaron de que ya se han localizado los primeros cadáveres y de que no hay supervivientes, según dijeron fuentes del Instituto de Aeronáutica Civil y del Hospital Provincial de Sancti Spíritus y la página web Cubadebate.

La web Cubadebate dice que no hay supervivientes El accidente aéreo se produjo en una zona muy intrincada en las proximidades de las comunidades rurales de Paredes y Guasimal, a unos 15 kilómetros de la capital provincial (que a su vez dista 362 kilómetros de La Habana) y relativamente cercanas a la presa Zaza, el mayor embalse de Cuba.

El sitio web Cubadebate indica que el ATR 72 es un avión comercial con dos motores turbohélice para viajes regionales y trayectos de corta duración construidos en Francia e Italia por ATR (Avions de Transport Régional). Esa aeronave tiene capacidad máxima de 74 asientos y es tripulado por dos personas.