Estados Unidos y Europa aprueban el uso de un inhalador de insulina para diabéticos

Una vez llegue a la calle Exubera, el primer medicamento de ese tipo, millones de diabéticos podrían dejar de pincharse.
Inhalador de Pfizer contra la diabetes.
Inhalador de Pfizer contra la diabetes.
PFIZER

Las autoridades de Estados Unidos dieron su aprobación al fármaco Exubera el pasado viernes, para alegría de millones de diabéticos. Este medicamento es un inhalador de insulina sintetizada en polvo, que podrán usar los pacientes con diabetes tipo 1 y 2, pudiendo prescindir así del uso diario de jeringuillas. La insulina se inhala por la boca antes de las comidas gracias a un dispositivo fácil de utilizar, que pesa algo más de cien gramos y que no requiere ni pilas ni ser conectado a la red eléctrica.

No todos los cinco millones de diabéticos de Estados Unidos podrán beneficiarse de su uso –los fumadores, por ejemplo, no podrán utilizarlo–, y algunos tendrán que seguir inyectándose insulina como hacían hasta ahora, pero como señaló el Dr. Steve Galson, director del Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, “éste es primer nuevo método de transmisión de insulina que aparece desde el descubrimiento de esta hormona en los años 20”.

Aun tardará un tiempo en comercializarse

En el caso de Europa, la Agencia Europea de Medicamentos ya había emitido una opinión favorable al uso del fármaco en octubre de 2005, y éste recibió la autorización definitiva de la Comisión Europea para su comercialización el pasado jueves.

En Europa, como señala la farmacéutica Pfizer, que será quien distribuya el medicamento, hay cerca de 48 millones de diabéticos, unos dos millones y medio de ellos sólo en España.

Sin embargo, y a pesar de las buenas noticias, el inhalador tardará en llegar a la calle. Una vez aprobado por la Comisión Europea, ahora debe ser aprobado por las autoridades de cada país. Además, en el caso de Europa, Pfizer deberá llegar a acuerdos con los servicios nacionales de Seguridad Social, que, en algunos casos, y como sucede en España, cubren los costes de las bombas e inyecciones de insulina. A pesar de la complejidad de los trámites, fuentes de la farmacéutica han asegurado a este periódico que esperan poder alcanzar un acuerdo con la Administración española y empezar a comercializar el medicamento a lo largo de este año.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento