El Gobierno de Navarra ha editado una publicación que, bajo el título 'El Fuero de Tudela', estudia, transcribe y traduce al castellano actual los dos manuscritos, redactados en romance, más antiguos que se conservan del fuero medieval de la ciudad ribera.

La publicación, obra del tudelano Luis María Marín Royo, además de estudiar el contenido de los manuscritos, analiza si el fuero concedido a Tudela era en un principio conocido como Fuero de Sobrarbe o no. El autor concluye que el Fuero de Tudela existió y que fue este y no el de Sobrarbe el que Alfonso I el Batallador concedió a la villa cuando la conquistó en 1119, según ha informado el Gobierno navarro en un comunicado.

Marín sostiene que el documento fue trastocado cuando murió Sancho VII el Fuerte y comenzó el reinado de Teobaldo I, de ahí la confusión. Y considera probada la existencia del Fuero de Tudela, ya que en 1130 Alfonso I el Batallador concedió a Corella este mismo fuero y lo citó como 'Fuero de Tudela' y no como de Sobrarbe.

El libro, prologado por el consejero-portavoz, Alberto Catalán, consta de tres partes. En la primera, el autor realiza un estudio del Fuero de Tudela; en la segunda, analiza los diversos manuscritos medievales y sus equivalencias; y, en la tercera, recoge el significado actual de palabras anticuadas que aparecen en los distintos fueros de la ciudad.

En la primera mitad del siglo XX, José María Lacarra y Luis Vázquez de Parga transcribieron el manuscrito sobre el Fuero de Tudela que se conserva en la Real Academia de la Historia. Ahora, Luis María Marín reproduce el texto que se halla en la Biblioteca Real de Copenhague, más amplio y completo que el de la Academia de la Historia.

Se han editado 500 ejemplares que se han puesto a la venta al precio de 15 euros en el Fondo de Publicaciones del Gobierno de Navarra (c/ Navas de Tolosa, nº 21, de Pamplona) y en las librerías de Navarra, La Rioja, País Vasco, Aragón y Madrid.

Consulta aquí más noticias de Navarra.