El sindicato CC.OO. ha asegurado que le parece "abusivo que, aprovechando una situación de crisis y de desempleo, determinados empresarios quieran cargar sobre las espaldas de los trabajadores 'supervivientes' más horas de trabajo y que la patronal del Metal de Tenerife (Femete) chantajee a los empleados diciendo que si no se acepta que la jornada empiece y termine en el 'tajo, no entran a negociar ninguna otra cuestión".

Comisiones expone en un comunicado que resulta "increíble" que, tras 8 meses de negociación "no hayamos llegado a la firma de un convenio con la patronal del metal de Tenerife". Recuerda el sindicato que el actual convenio caducó en 2009.

"Los representantes sindicales, conscientes de la realidad económica actual en el sector y de las altas tasas de desempleo en la provincia, habíamos presentado a la patronal una propuesta muy moderada, pero introduciendo algunos elementos sociales necesarios, adaptados a la realidad actual, como la protección a la maternidad y a las víctimas de violencia de género y otras medidas destinadas a proteger el empleo, además, lógicamente de mínimos incrementos salariales —recordemos que el convenio del metal de Tenerife es de los últimos de España en cuanto a salarios— y mínima reducción de jornada —actualmente trabajamos muchas más horas que la media nacional—", argumenta.

En este punto, señalan que se han sentido "sorprendidos" al comprobar que "en lugar de resultar una negociación fácil, la patronal, (Femete) propone, como condición indispensable, alargar todavía más la jornada de trabajo, de modo que su tiempo efectivo empiece a contar cuando el trabajador llegue a su tajo, esté situado este llamado "tajo" en cualquier punto de la isla y pudiendo cambiar de ubicación diariamente". "Es decir, que el tiempo de desplazamiento desde la empresa hasta el lugar donde se realice el trabajo y la vuelta, corran por cuenta del trabajador, sin cobrar nada por este tiempo", aclara.

"Supongamos que un trabajador está contratado en una empresa en Santa Cruz de Tenerife. Si esta empresa coge un trabajo en Los Cristianos, por ejemplo, el tiempo de trabajo empieza a contar cuando el trabajador llegue a los Cristianos, donde trabajaría su jornada completa, corriendo por su cuenta el tiempo de vuelta hasta la sede de la empresa", prosigue CC.OO.

En última instancia, el sindicato recuerda que "la negociación colectiva ha sido durante más de 50 años en España la base de las relaciones laborales, ya que garantiza la ausencia de conflictos durante el periodo de vigencia del convenio, pero no vamos a admitir abusos del calibre que Femete nos quiere imponer, como alargar la jornada, y encima gratis".

"Esta es una rancia reivindicación de unos pocos empresarios del sector del metal y electricidad de Tenerife que, aprovechando su presencia en la mesa de negociación del convenio provincial, quieren sacar una egoísta ventaja de la situación. El comienzo y fín de la jornada en el tajo ya fue motivo de huelga general del sector del Metal en 2006 y, si es necesario, volveremos a movilizarnos contra estas imposiciones abusivas", finaliza.