Batalla campal en Lavapiés tras la detención de un joven

La popular plaza de Lavapiés se convirtió en el escenario de una violenta batalla campal, que se desató tras la detención de un joven marroquí. Los testigos apuntan que los agentes se ensañaron con el apresado.

Según los testimonios recogidos por 20 minutos, la Policía esposó al joven y, aun así, los agentes la emprendieron a golpes y porrazos contra el chico.

Esta escena, según cuenta una testigo, irritó a muchos vecinos y peatones que pasaban por allí. La gente comenzó a protestar y a pedir a los agentes, a gritos, que no golpearan al chaval. La respuesta policial no se hizo esperar. Al lugar, según los testigos, se trasladaron media docena de coches antidisturbios. Los agentes, entonces, se enfrentaron a algunos airados residentes.

A mí, que sólo estaba mirando, me amenazaron con una porra
«A un chico latinoamericano que no estaba haciendo nada
lo golpearon en la cabeza y en el oído y le dieron patadas. A mí, que igual que él, sólo estaba mirando, me amenazaron con una porra», cuenta una vecina. Este periódico intentó, sin éxito, recabar la versión policial.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento