Despedirse del curro sin cerrarse las puertas

Examinamos la figura de la excedencia, o suspensión voluntaria del contrato laboral, atendiendo a sus tipos y condiciones y a los casos en los que la empresa puede negar la incorporación.
.
.
Foto
Muchas son las razones para dejar un empleo y una la consecuencia más habitual: en la mayoría de los casos no se vuelve a la empresa. Sin embargo, se puede recurrir a la figura de la excedencia, que deja abierta la posibilidad del regreso al puesto de trabajo.  

La excedencia es una suspensión del contrato laboral –se deja de cobrar– a solicitud del trabajador.

Los funcionarios tienen mayores ventajas en este terreno. El resto deben tener  en cuenta el convenio colectivo al que pertenece. En todos los casos, tiene que solicitarse por escrito, y la respuesta de aceptación o negación también se recibirá del mismo modo.

Tipos y condiciones

Voluntaria: Es necesaria una antigüedad mínima en la empresa de un año. No conlleva el derecho a la reserva del puesto de trabajo, sino que el empleado tendrá un derecho preferente a incorporarse si se produce alguna vacante; si no, se prorroga la excedencia. Su duración habitual oscila entre dos y cinco años. No se pierde la antigüedad en la empresa.

Forzosa: Las causas son la elección para un cargo público o la realización de funciones sindicales de ámbito provincial o superior. El puesto de trabajo queda reservado. Además, el tiempo de suspensión se considerará como trabajado a efectos de antigüedad. El trabajador debe solicitar su reingreso dentro del mes siguiente al cese de la causa que lo produjo.

Otros casos: Por cuidar de un hijo recién nacido –hasta tres años– o de un familiar –un año– hasta el segundo grado de consanguinidad, siempre que no pueda valerse y no trabaje. El puesto de trabajo queda reservado en ambos casos y también se reconoce ese periodo a efectos de antigüedad.

¿Y cuándo puede la empresa negar la reincorporación?

Reducción de plantilla: Siempre que la excedencia no sea forzosa, si el puesto de trabajo ya no existe, la reincorporación no puede producirse hasta que haya nuevas vacantes.

Trabajadores temporales: Es legal que la empresa alegue que no hay vacantes, aunque cubra un puesto de trabajo mediante ETT.

De la misma categoría: Si no es posible reintegrar al empleado en el mismo puesto, se le proporcionará uno que corresponda a la misma categoría profesional

Reclamaciones: Si al pedir la reincorporación se dan los requisitos idóneos "y la empresa lo impide o dificulta, se puede pedir que te indemnicen y te paguen como si estuvieras trabajando", según la Asociación de Abogados Laboralistas (www.elaboralista.com).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento