La Audiencia de Valladolid ha impuesto una condena global de siete años de cárcel, un año menos de lo que habían pedido tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular, a un joven con iniciales J.R.A. que en julio de 2009 atracó una gasolinera situada en Arroyo de la Encomienda, en cuyo transcurso trató de estrangular a la empleada de la estación de servicio.

En su sentencia, la Sala halló al procesado autor de un delito de tentativa de homicidio, con las atenuantes de drogadicción y reparación del daño causado, así como de otro delito de robo con violencia, también con la atenuante de consumo de sustancias, y de una falta de uso de hurto de vehículo a motor, de ahí que por el primero de ellos le impusiera cuatro años de cárcel, otros tres años más por el segundo y seis días de localización permanente por la falta, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Además, en concepto de responsabilidad civil, el condenado habrá de indemnizar a su víctima con 1.800 euros por secuelas y con otros 3.445 euros por las lesiones, cantidades a las que habrán de sumarse las costas procesales, incluidas las del abogado de la agredida, a quien el tribunal hace una mención especial por su "relevancia en la investigación y acusación ejecutada y por su coherencia en la mayoría de sus postulados".

El defensor, por su parte, había pedido un año de prisión por un delito de robo con violencia y otro de lesiones, con la agravante de ensañamiento y las atenuantes de drogadicción y reparación del daño causado, ya que cuando su patrocinado atracó la gasolinera llevaba varios días consumiendo alcohol y cocaína—el condenado alegó en el juicio que no recuerda nada de lo ocurrido—y además, desde su reclusión en el penal de Villanubla, viene consignando desde hace meses una cantidad determinada para hacer frente a la responsabilidad civil de su acción.

Cuando estaba sola

Los hechos se remontan a la noche del día 1 de julio de 2009, fecha en la que, sobre las 22.15 horas, el acusado, que se encontraba en el interior de la gasolinera de Arroyo realizando consumiciones desde hacía unas dos horas, aprovechó el momento en el que la empleada se quedó sin clientela para abalanzarse sobre ella, agarrarla por el cuello y tirarla contra el suelo, golpearla continuadamente e intentar estrangularla.

La trabajadora, durante su declaración en el juicio, que hizo tras un biombo para no tener que volver a enfrentarse a su agresor, afirmó que desde entonces se encuentra en tratamiento psiquiátrico y que si bien antes era "muy alegre" ahora no puede salir de casa y le da miedo incluso coger el coche por la noche. De hecho, incidió en que toma medicación y ello la permite dormir.

Su agresor, además de sustraerle el dinero en efectivo de la recaudación, unos 420 euros, se llevó el vehículo particular de la empleada, un turismo, Rover modelo 216.

La detención del responsable, por aquel entonces de 28 años, vecino de Valladolid y carente de antecedentes penales, se produjo seis días después gracias a las investigaciones de la Guardia Civil, que incluyeron la inspección ocular de la gasolinera, la toma de manifestación a implicados y, sobre todo, el visionado de cámaras de seguridad que recogieron el intento de homicidio.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.