El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha afirmado que el Gobierno central se "equivoca" si cree que la remodelación "amortiza la huelga general y el rechazo que suscitan sus políticas". En su opinión, "el problema no se resuelve con una reorientación de la agenda de comunicación del Gobierno, el problema sólo se puede resolver si hay una reconsideración y rectificación de las políticas laborales y sociales".

Cándido Méndez, que se ha pronunciado así este miércoles en una rueda de prensa con motivo del inicio de la Escola d'Estiu de UGT-PV titulada 'Un nuevo modelo sostenible para el 2020', ha aseverado que la reforma laboral es "un canto a la impotencia y a la resignación, una mirada al pasado y no una apuesta por el futuro".

El líder sindical ha justificado las movilizaciones del próximo diciembre en España por la necesidad de instar a la patronal a desbloquear los convenios colectivos, que acumulan un "gran retraso". Ha recordado que en febrero de este año se firmó un acuerdo con la CEOE para definir un marco para los convenios de 2010, 2011 y 2012 y, en este sentido, ha comentado que con las protestas pretenden "empujar" al cumplimiento de ese acuerdo.

Por otro lado, el secretario general de UGT ha hecho una reflexión sobre la expresión "crecimiento sostenible", que ha tildado de una idea "cuasi-revolucionaria", ya que supone "satisfacer las necesidades de las generaciones actuales pero simultáneamente garantizando las necesidades de las generaciones futuras".

Según ha comentado, tanto la Unión Europea como España emplean un "doble lenguaje" porque, a su juicio, "defender el crecimiento sostenible es difícil si se aplican políticas de ajuste". "El crecimiento sostenible supone apostar por un modelo más eficiente y más ahorrador en la utilización de la energía, apostar por la calidad del empleo, la formación o la innovación", políticas, en su opinión, alejadas de ese "horizonte sostenible".

Consulta aquí más noticias de Valencia.