El juez que instruye el caso Palma Arena, José Castro, ha imputado al ex-conseller de Turismo del Govern de Jaume Matas y actual parlamentario del PP, Joan Flaquer, quien declarará el próximo 19 de noviembre en una de las piezas separadas de esta causa, que investiga un convenio firmado por el Instituto Balear de Turismo (Ibatur) para patrocinar el mundial de ciclismo que se celebró en el velódromo construido en la pasada legislatura.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del PP, después de que Castro haya emitido dos providencias para imputar a Flaquer y para citar también como imputado el 19 de noviembre al ex-secretario del Ibatur Miguel Ángel Bonet.

Asimismo, el 17 de noviembre el magistrado del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma interrogará, también como imputado, al director de la empresa de publicidad Nimbus, Miguel Romero.

Flaquer ya compareció ante el juez el pasado 18 de febrero, en calidad de testigo, y en su declaración, reconoció que no realizó un "detenido examen" del convenio de patrocinio que firmó en 2007 por valor de 350.000 euros a favor de la empresa de publicidad Nimbus, investigada en la causa por una presunta financiación irregular del PP a través de esta agencia, "convencido de estar suscribiendo un patrocinio como tantos otros".

Flaquer aseveró, sin embargo, que en el momento de autorizar este pago "era consciente de que asumía toda la responsabilidad" sobre este patrocinio, dirigido a publicitar el Mundial de Ciclismo en Pista celebrado en el velódromo palmesano del 29 de marzo al 1 de abril del 2007, una vez finalizada su construcción.

Flaquer fue inquirido en varias ocasiones acerca de la celeridad con la fue aprobado el gasto -cuatro días con un fin de semana en medio-, y en este sentido recalcó que "es usual en estos casos que al inicio del expediente le precedan unas conversaciones", en esta ocasión entre el ex gerente del Instituto Balear de Turismo (Ibatur), R.A., y el director de Nimbus, Miquel Romero, "en las que se perfilen las condiciones y cuantía del patrocinio". A su entender, éstas pudieron culminar diciendo Alabern a Romero que presentase su solicitud.

En una comparecencia centrada en su mayor parte en la articulación de este convenio, el juez preguntó al parlamentario del PP si es normal que tras una petición cursada el viernes por Nimbus, al lunes le sea comunicada la concesión, cuando aún no había sido dictada ninguna resolución al respecto. El ex portavoz del Govern afirmó que cuando firmó la resolución "desconocía esa comunicación" a la empresa de publicidad.

"El no haber patrocinado ese evento hubiera sido imperdonable para la Conselleria" por sus beneficios para la imagen turística de las islas, enfatizó Flaquer, quien incidió en que, en consecuencia, "se valoró la decisión, los informes, y se aprobó".

Matas planteó la "conveniencia" de construir el velódromo

Mientras tanto, en relación a las obras de construcción del Palma Arena, investigada por un presunto desvío de fondos públicos a fines particulares tras registrar un desfase de unos 50 millones de euros durante la ejecución, Flaquer recordó que fue el ex presidente del Govern, Jaume Matas, imputado en este caso, quien planteó en un Consell de Govern la "conveniencia" de construir un velódromo al haber sido adjudicada a Palma la organización del mundial de ciclismo.

Sin embargo, a preguntas del fiscal manifestó no recordar que el entonces jefe del Ejecutivo ofreciese datos "muy concretos" sobre la construcción, cuyo sobrecoste, precisamente, está siendo investigado en conexión con el incremento supuestamente ilícito del patrimonio de Matas, ya que éste pudo ser "uno de los principales destinos" de la cantidad desviada, según postula el juez en un auto emitido a principios de febrero.

Flaquer recordó asimismo que durante la ejecución de la considerada infraestructura estrella del PP en la pasada legislatura, ocupaba el cargo de patrono de la Fundació Illesport -a través de la cual el Govern participaba en la gestión del proyecto, junto al Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma-, aunque negó haber asistido a las reuniones de este órgano y que le convocasen a una de ellas. De hecho, aseveró no haber visto nunca un orden del día de los encuentros.