El PSOE ha criticado que el presidente de Melilla, Juan José Imbroda (PP), en unas declaraciones de hace unos días podría haber realizado un "llamamiento a la tensión" que ha derivado en los disturbios en los barrios de mayoría musulmana que acabaron en revueltas en distintos puntos de la ciudad contra la lista de los planes de empleo de la Delegación del Gobierno, en la que ha dejado a cientos de parados sin incluir en estos empleos de seis meses de duración.

En rueda de prensa, el diputado del Grupo Socialista de Melilla, Amin Azmani, se ha referido a los altercados de La Cañada y ha dejado claro que se trató de un suceso en el que participaron no más de 50 personas que "no actuaron por su cuenta, ni de forma espontánea".

"El PSOE, al igual que muchos vecinos de Melilla, estamos en condiciones de afirmar que fueron dirigidos no por quienes estaban lanzando las piedras, sino por quienes han sido los autores intelectuales de estos hechos", ha señalado, y ha explicado que dichos organizadores están "más cerca del despacho de Presidencia de la Ciudad que de la Delegación del Gobierno o de cualquier otra institución".

El diputado se ha referido a las palabras del presidente de la ciudad, Juan José Imbroda, hace una semana en el Senado, en las que, "para defender medidas insostenibles para la ciudad y para presionar" al Gobierno de España, llegó a afirmar que "a la vista de lo que ocurrió este verano en la Ciudad Autónoma de Melilla, a la vista de lo que pudiera hipotéticamente ocurrir, y yo no quiero que ocurra, sería menester proporcionar alternativas económicas a dicha ciudad".

Ante este tipo de afirmaciones, Azmani ha asegurado que el presidente del PP "o es adivino y predijo casualmente estos hechos; o con sus afirmaciones hacía un llamamiento a la tensión y a que se produzcan estos altercados; o conocía estos hechos y de lo que se estaba gestando en determinados barrios y por determinadas personas".

Para el representante del Grupo Municipal del PSOE, la primera opción "es difícil de creer", mientras que las otras dos posibilidades son "graves y alarmantes". "¿Estaba llamando Imbroda a los altercados?", se ha preguntado, y ha pedido a Imbroda que dé las explicaciones oportunas, "más aún si tenemos en cuenta que afirmaciones muy similares las reprodujo en la última semana en el discurso del Forum Nueva Economía de Madrid, en las que unió el riesgo de fractura social con el paro, y en una entrevista concedida a RNE".

Azmani ha pedido a Imbroda que "arrime el hombro" en combatir el desempleo con instrumentos al alcance del Estado de Derecho "y no con mensajes alarmistas", y que haga frente al desempleo "en vez de despilfarrar el dinero de todos los ciudadanos en obras como la construcción".

En su alocución, Azmani ha hecho mucho hincapié en la necesidad de evitar mensajes incendiarios. "Es muy fácil prender una mecha y es muy irresponsable no medir las consecuencias de lo que puede prender y explotar", ha argumentado, y ha proseguido asegurando que "hay quienes tiran la piedra y quienes esconden la mano, y, en estos altercados, lo que nos preocupa son quienes esconden la mano".

Por todo ello, el diputado ha llamado a la tranquilidad y ha pedido sosiego a los melillenses, a los que ha recordado que, para cualquier queja o reclamación ante los Planes de Empleo, existen cauces reglamentarios para dirigirse a las instancias oportunas, como es la Dirección Provincial del Servicio Público de Empleo Estatal. Unos cauces, ha recalcado, "que no se pueden saltar de ninguna manera con este tipo de incidentes".

En su intervención ante los medios de comunicación, el diputado del PSOE ha mostrado la solidaridad de los socialistas con los agentes de la Policía y ha apoyado la profesionalidad en su tarea de contención y defensa de los ciudadanos. Además, ha trasmitido el apoyo a los vecinos "que han visto bruscamente interrumpida su vida diaria".

Consulta aquí más noticias de Melilla.