La Terra Alta (Tarragona) acogerá un programa piloto de atención a las personas dependientes a través del modelo de cooperativismo agrario, como una vía de inserción laboral de mujeres emprendedoras en el mundo rural, a partir de un informe de la Fundación del Mundo Rural (FMR) y de la Universitat de Lleida (UdL) presentado en Reus.

La Terra Alta acogerá un plan piloto que genere empleo entre las mujeres rurales y fomente la actividad social de las cooperativas agrarias porque tiene la mayor demanda de servicios para personas dependientes junto la una falta de equipamientos, paro femenino y presencia de cooperativas.

Otras comarcas que podrían acoger iniciativas similares son el Priorat, la Ribera d'Ebre (Tarragona) y les Garrigues y la Noguera (Lleida). En un segundo término, el programa piloto podría desarrollarse en las comarcas del Delta del Ebre, la Conca de Barberà y el Alt Camp (Tarragona).

Cooperativismo y dependencia

Un segundo informe presentado este miércoles en Reus, en cuya elaboración han colaborado la Federación de Cooperativas Agrarias de Catalunya y ARACOOP —empresa que promueve el cooperativismo—, ha analizado las modalidades que desde el cooperativismo agrario se pueden ofrecer para vertebrar estos nuevos servicios sociales a la dependencia.

Las opciones propuestas incluyen, la creación de una nueva sección dentro de las cooperativas agrarias, o diferentes fórmulas mixtas, desde cooperativas de segundo grado hasta convenios con otras cooperativas. Cada territorio deberá elegir las opciones que mejor se adapten a la capacidad y la situación de la cooperativa agraria, las necesidades, y el tipo de servicio que se quiera ofrecer.

Según la Fundación, "el modelo cooperativo y sus principios ofrecen un espacio lo suficientemente flexible para la innovación, la diversificación de actividades, la eficiencia, la rentabilidad y la responsabilidad social empresarial". Además, el cooperativismo agrario tiene una importancia capital en la economía y la vertebración social del territorio.

El acto ha incluido la puesta en común de la experiencia 'Servicios de próximidad' de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR), basado en el papel de la mujer rural como motor desarrollo económico, así como el proyecto europeo Sofar, 'Social Farming', una granja social en la que se combina la explotación agraria con la educación social con personas en situación de dependiencia y discapacitad.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.