El Obispado de Lérida ha desistido de su reivindicación del arte de la Franja que le reclama desde hace 15 años el Obispado de Barbastro, con su renuncia expresa a apartarse del proceso civil argumentando que acata las decisiones eclesiásticas que siempre han dado la razón a Aragón.

De esta manera, renuncia tanto a la vía civil como a la religiosa en el litigio por las 112 obras originalmente pertenecientes a parroquias de la Franja que dependían del Obispado de Lérida, y que ahora están bajo jurisdicción de Barbastro-Monzón.

En un comunicado recogido por Europa Press, el Obispado ha anunciado este miércoles que se aparta del proceso civil por el arte. El obispado ha emitido este comunicado el mismo día que el obispo, Joan Piris, se ha reunido en Madrid con el nuncio del Papa en España, Renzo Fratini, y el obispo de Barbastro, Alfonso Milián, para llegar a un pacto eclesiástico sobre los bienes, que alberga el Museo Diocesano de Lérida.

Sin aludir a la reunión, se retira alegando que el obispo ha pedido a la Generalitat "devolver (el arte) a sus legítimos propietarios, si lo reclaman; es decir, a la Diócesis de Barbastro".

También reconoce el acuerdo entre el anterior obispo de Lérida, Javier Salinas, con Milián en junio de 2008 y por el que Lérida debía las obras en 30 días, un pacto que no se cumplió.

El Obispado de Lérida ya dijo en septiembre que asumía y acataba la sentencia del Juzgado número 4 de Lérida que desestimaba la demanda civil de la Asociación de Amigos del Museo de Lérida contra ambos obispados para determinar la propiedad del arte sacro, y que la asociación ha recurrido.

"Este obispado se aparta desde este momento procesal del procedimiento renunciando expresamente a su derecho —que no obligación— de constituirse parte apelada, y ello, en plena congruencia con la posición mantenida y hecha pública en todo momento y que obedece a la decisión expresa del señor obispo de Lérida", reza el comunicado.

La decisión de apartarse es para el obispado "acorde" con lo que ha mantenido siempre, y "especialmente a lo largo de este proceso civil y que nunca se cambió: "Nuestra voluntad de acatar y obedecer la resolución última eclesiástica, dictada por el Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica ratificando la primitiva resolución de la Congregación de los Obispos que reconoce la propiedad de las piezas a la diócesis aragonesa".

La generalitat negó el retorno

El comunicado también recuerda que Piris se dirigió en 2009 al presidente del Consorcio del Museo y consejero de Cultura de la Generalitat, Joan Manuel Tresserras, bajo cuya autoridad, guarda, custodia y exposición se hallan en la actualidad las obras litigiosas, pero le fue negada tal devolución a sus legítimos propietarios, si lo reclamaban, es decir, a la diócesis de Barbastro-Monzón.

El conflicto entre los dos obispados se gestó en 1995 con la segregación de 111 parroquias de La Franja, en Huesca, de la Diócesis de Lérida que se añadieron a la de Barbastro que pasó a denominarse Barbastro-Monzón y comenzó a reclamar las obras al Obispado de Lérida.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.