El arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, ha admitido que "posiblemente pasen muchos años santos" sin que un Papa "pueda venir a participar de este acontecimiento".

En su intervención tras la reunión de coordinación operativa con motivo de la visita de Benedicto XVI el próximo día 6 de noviembre, para la que la Iglesia prevé unos 200.000 visitantes a la capital gallega, Julián Barrio ha recalcado su "gran satisfacción" por este acontecimiento.

"Es verdad que su santidad Juan Pablo II estuvo en Santiago en 1982 con motivo de la visita apostólica que hizo a España y estuvo con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud en 1989", ha recordado Barrio.

En este sentido, ha resaltado que el hecho de que "un Papa venga expresamente para participar en un Año Santo, como va a hacer Benedicto XVI" realmente "es la primera vez". "Ojalá puedan ser más veces, dios lo quiera, pero hay que prever que posiblemente pasen muchos años santos sin que un papa pueda venir a participar en esta acontecimiento", ha admitido.

En relación a la visita, ha insistido en que "está todo muy bien programado". "Esperamos que el desarrollo de esta programación que sea el que todos deseamos", ha aseverado. TRASCENDENCIA

"Hay que pensar que este acontecimiento de la venida del Papa a Santiago en un Año Santo es una realidad que va a tener una importancia y trascendencia muy significativa, no sólo para la ciudad, sino también para Galicia y España y tantas y tantas personas que más allá del océano van a seguir esta transmisión a través de la radio y televisión", ha expuesto.

Asimismo, ha hecho referencia a la dimensión hispánica que tiene la realidad de Santiago y a su dimensión europea. "Pero faltaba corroborar la dimensión universal, que creo se la va a dar el Papa Benedicto XVI", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.