BSH Electrodomésticos ha inaugurado este miércoles en la Plataforma Logística Pla-Za de la capital aragonesa el almacén más grande del grupo, que va a concentrar todas las operaciones de logística y distribución para España y Portugal, así como la base de las importaciones de las fábricas de BSH y de las exportaciones desde las siete factorías españolas al resto del mundo.

El director de Logística de BSH España, Jesús Egido, ha indicado en declaraciones a los medios de comunicación previas a la inauguración del centro, que la elección de Zaragoza "no fue casual" porque "está avalada por un estudio de flujo de clientes y entrada y salida de mercancía".

"Se trata de un centro logístico de 80.000 metros cuadrados en el que se han utilizado técnicas de construcción muy respetuosas con el medio ambiente y, a la vez, que aportan mucha eficiencia en el grupo logístico. Es una apuesta del grupo por España y por Zaragoza de la que estamos muy contentos porque refuerza el compromiso que demostramos desde hace años", ha aseverado.

Ha añadido que este centro "supone ir a una instalación más eficiente y productiva" con 130.000 metros cuadrados de parcela, 80.000 metros cuadrados de planta y 10 metros de altura. Se prevé que se manipulen cerca de 2.400.000 metros cúbicos de mercancía, lo que equivale a 45.000 vehículos tráiler o cerca de 6.000.000 electrodomésticos.

El 70 por ciento de los productos se enviará de forma directa a los clientes y el 30 por ciento restante se gestionará a través de una red de 16 plataformas regionales. Los destinos principales son España y Portugal, seguidos del resto de países europeos, así como otros países como Turquía, Estados Unidos o Dubai.

Además, Egido se ha referido a la situación actual de la empresa, y ha relatado que "nuestro negocio funciona con dos palancas, una es la construcción, que ha sufrido una caída estrepitosa en volumen; y otra la reposición, en la que estamos incrementando cuota de mercado".

"BSH lleva dos años y medio con programas de austeridad muy fuertes para adecuarnos a esta situación y mantener el ritmo de lanzamiento de productos nuevos al mercado, que es lo que nos da ese liderazgo en cuota de mercado", ha afirmado.

Ha añadido que "la mitad de lo que producen las fábricas españolas se destina a la exportación", lo que supone "un soporte muy importante", si bien el futuro "va a depender de las medidas estructurales que el Gobierno implemente para incrementar la confianza de los ciudadanos y de que empresas como la nuestra sigan apostando por la investigación y el crecimiento".

Mejora de eficiencia

El consejero delegado de BSH España, José Longás, ha esperado que esta nueva etapa "se caracterice por una mejora de la eficiencia y del servicio a los clientes" y ha mostrado el compromiso de la empresa "con esta tierra, con la capacidad de avanzar en tiempos de crisis, esforzarnos en trabajar más, invertir, fabricar con calidad y cuidar los puestos de trabajo. No se puede pedir mayor ejercicio de responsabilidad".

Ha añadido que el mundo de la política "debe crear las reglas del juego para incrementar la productividad, dejando oxígeno fiscal a las familias y a las empresas para desarrollar sus proyectos". "Me preocupa la equiparación del éxito con la mediocridad, los puestos de trabajo los crean las empresas, los construye la confianza y los destruye la desesperanza", ha aseverado.

El acto ha contado con la presencia del presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, que ha opinado que la inauguración del centro logístico "constituye un hito más en el camino de confianza mutua que el Grupo BSH y Aragón han recorrido juntos en las últimas décadas, desde que en la década de los 80 este grupo empresarial decidiera instalarse en la Comunidad Autónoma".

Iglesias ha considerado que "estos líderes en el mundo elijan Pla-Za es una gran satisfacción porque aquí se ubican las mejores empresas, las que saben apostar por el futuro y entienden que la logística es un elemento fundamental en sus compañías".

"No se trata sólo de producir, sino de investigar y de distribuir y nosotros estamos en la mejor ubicación para la distribución", en el centro geográfico del nordeste peninsular, ha asegurado al apuntar que "un transporte convencional puede ir a su destino y volver a Zaragoza en una jornada de ocho horas".

El presidente del Ejecutivo autónomo ha concluido que "desde nuestro Gobierno la obligación es crear las mejores infraestructuras para las empresas y, en el caso de la logística, podemos competir con los mejores" porque Pla-Za es "un punto de referencia de los que entienden de logística en todo el mundo".

Por su parte, el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha explicado que la transformación que ha sufrido la capital aragonesa en los últimos años tiene dos objetivos: aumentar la calidad de vida y favorecer la creación de riqueza y empleo.

Belloch ha indicado que el Ayuntamiento han tratado de "estar cerca de las empresas trabajando con el Gobierno de Aragón, también en Pla-Za", y ha lamentado que Marcelino Iglesias vaya a dejar la política aragonesa porque "ha comprendido que el presidente de Aragón también es el de Zaragoza".

El alcalde ha añadido que "la economía municipal pasa por unos momentos coyunturales" que han obligado a tomar unas medidas que no agradan a las empresas "pero, con la estrecha comunicación con ellas, me extrañaría que no pudiéramos llegar a acuerdos en estos y otros temas".

Ventajas competitivas

Desde el nuevo centro logístico, BSH aprovecha las ventajas competitivas que ofrece la plataforma logística Pla-Za a través de la terminal ferroviaria que Adif ha situado a dos kilómetros de su nuevo centro logístico que, en términos de capacidad, es la mayor del sur de Europa.

El almacén está dotado de una infraestructura ferroviaria propia, 400 metros de vía interior propia, con un andén de 120 metros de longitud y seis puertas de acceso al mismo, así como una zona de 2.000 metros cuadrados de asfalto reforzado, útil para la manipulación y almacenamiento tanto de contenedores marítimos como de cajas móviles para transporte intermodal.

Además, el nuevo centro logístico cuenta con 70 muelles de carga y descarga. Tres de estos muelles son totalmente automáticos para agilizar el flujo desde las plantas de producción hasta el almacén.

El almacén, que emplea a alrededor de 200 personas, está distribuido en tan sólo 3 sectores, lo que permite alcanzar cotas de productividad muy elevadas. La capacidad total instalada de estanterías compactas y convencionales es de más de 19.600 palés, mientras que el volumen almacenable en suelo supera los 50.000 metros cúbicos.

El edificio, diseñado por la compañía americana Prologis y que BSH tiene arrendado hasta 2020, utiliza materiales respetuosos con el medio ambiente y un diseño que optimiza la productividad por su distribución del espacio y el aprovechamiento de la luz natural gracias a la red de claraboyas abiertas en su cubierta y a la instalación de paneles fotovoltaicos.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.