El presidente del PP cántabro, Ignacio Diego, ha reiterado este miércoles que la solución a la situación que atraviesa el Ayuntamiento de Castro Urdiales es la "disolución" de la Corporación, una propuesta que tiene que partir del Gobierno regional que, sin embargo, "se escandaliza, pero no actúa".

Diego ha respondido así a preguntas de los periodistas a raíz del auto judicial por el que se retiran las competencias de urbanismo, personal y contracción al alcalde castreño, Fernando Muguruza; las de urbanismo y contratación al concejal José Miguel Rodríguez López y la delegación especial a Salvador Hierro.

El líder 'popular' ha recordado que el PP propuso hace ya un año la disolución del Ayuntamiento a raíz de un "desagradable incidente relacionado con el actual alcalde y el juez que lo encarceló", y ha resaltado que el propio presidente regional, Miguel Ángel Revilla, también se mostró partidario de la disolución antes de plantearlo el PP.

Para llegar a ese punto, al Gobierno regional "le corresponde la iniciativa" de proponerlo y al Estado "la decisión última", con lo cual, el Partido Popular "poco puede hacer", salvo lo que ya ha hecho, que es proponerlo, ha explicado.

Sin embargo, ha lamentado que el Gobierno cántabro "una vez más, actúa de la misma manera: se escandaliza, se echa las manos a la cabeza, se da incienso, pero no actúa, no resuelve los problemas".

Diego insiste en que "la solución es la disolución" y el nombramiento de una gestora que dirija el Ayuntamiento hasta las próximas elecciones "con criterios administrativos", es decir, "absolutamente de tramitación" para que el Consistorio "responda a todos los servicios que se tienen que prestar y demás".

"Y en la próxima legislatura todos los partidos haremos un esfuerzo por ofrecer lo mejor para el futuro de Castro Urdiales. Por lo menos, mi partido ya está en esa clave", ha concluido el líder 'popular'.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.