UGT ha asegurado que seis trabajadores de diferentes empresas de alquiler de vehículos se han "visto obligados" a interponer una serie de denuncias tras haber sufrido "agresiones, amenazas y coacciones" por parte de diversos guardias de seguridad del aeropuerto palmesano de Son Sant Joan.

Asimismo, según explica el sindicato, los representantes legales de estos rent a car han denunciado a AENA por un presunto delito de coacciones y prevaricación administrativa, causa por la que el director del aeropuerto, Nemesio Suárez, ha comparecido este miércoles en el juzgado de instrucción número 1 de Palma, donde fue recibido por una treintena de trabajadores.

Al parecer, el pasado mes de septiembre, los guardias de seguridad comenzaran a prohibir la entrada al vestíbulo de llegadas a los empleados de nueve compañías de alquiler de vehículos sin oficina en el aeropuerto, argumentando que los debían echar por "una orden de AENA".

De esta forma, a la veintena de trabajadores que realiza a diario esta actividad en el aeropuerto sólo les queda como opción esperar a los pasajeros que ya han contratado los servicios de estas empresas en la calle o en la cuarta planta del edificio de aparcamientos.

Sin embargo, la Federación de Transporte Comunicaciones y Mar de UGT considera que estos empleados no están ejerciendo ninguna actividad comercial en Son Sant Joan ya que lo único que hacen es recibir a pasajeros para acompañarlos a la oficina de la empresa de alquiler de vehículos en la que han realizado su reserva.

Según el sindicato, esta acción es "un ejemplo más del ánimo de AENA de recaudar dinero" ya que con esta actitud está haciendo que "sólo sobrevivan las multinacionales de alquiler de coches que pueden permitirse pagar el canon y la concesión necesaria para tener una oficina en el propio recinto aeroportuario".

En el caso de que no se alcance una solución, UGT considera que están en peligro los más de 200 puestos de trabajo que generan las nueve empresas que han demandado a AENA.