El abogado de la acusación particular, Enrique Trebolle y el letrado de la acusación popular, José María Viladés, en el caso del asesinato del alcalde de Fago (Huesca), Miguel Grima, han mostrado su satisfacción tras conocer que el Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena de 20 años y 9 meses de cárcel que impuso, en diciembre de 2009, la Audiencia Provincial de Huesca al agente forestal Santiago Mainar por el asesinato del primer edil de Fago, ocurrido el 12 de enero de 2007.

El Tribunal Supremo ha confirmado dicha condena al rechazar el recurso de Santiago Mainar, que reclamaba que el juicio debía haberse visto por un jurado popular.

El abogado que ejerce la acción popular, José María Viladés, ha manifestado que la sentencia es "justa" y espera que no se presente ningún recurso ante el Tribunal Constitucional, al tiempo que ha recordado que éste siempre ha desestimado los recursos antepuestos por la defensa.

Viladés ha insistido en que "es una sentencia justa y es por lo que venimos peleando y luchando desde hace casi cuatro años". Ha añadido que la defensa, en dos ocasiones, fue al Tribunal Constitucional "y no le admitió el recurso" por lo que "entiendo que esta sentencia es firme y no cabe ningún tipo de recurso".

Por su parte, el abogado de la acusación particular, Enrique Trebolle, ha expresado su satisfacción y la de la familia de Miguel Grima.

Según ha comentado, desde el primer momento confiaron "en todas las instituciones; en la labor de la Guardia Civil, del juez de instrucción, de la fiscalía de Huesca, concretamente de la magnífica intervención de su fiscal jefe, del buen trabajo y objetividad mostrado por los magistrados de la Audiencia Provincial de Huesca y, ahora, el Tribunal Supremo ha dado ratificación total a las decisiones tomadas por la Audiencia de Huesca".

Desde el punto de vista profesional, ha manifestado una "gran satisfacción" por "el trabajo cumplido, es decir, el mérito es haber hecho el trabajo y haber cumplido con la obligación profesional".

La Audiencia Provincial de Huesca condenó al guarda forestal Santiago Mainar a 20 años de prisión por un delito de asesinato en concurso con un delito de atentado y a otros 9 meses de cárcel por tenencia ilícita de armas, al considerar probado que Mainar disparó al alcalde, en la carretera que une Fago con Majones, cuando Grima bajó de su coche a retirar unas piedras que Mainar había colocado en la carretera.

Consulta aquí más noticias de Huesca.