La Vicepresidenta de Cantabria, Dolores Gorostiaga, ha reiterado la oportunidad para el empleo que supone la atención a las personas dependientes, regulada y profesionalizada a partir de la aprobación de la Ley de Autonomía Personal para la Atención de Personas Dependientes.

En la clausura de un curso de asistencia domiciliaria impartido por el Gobierno de Cantabria en la comarca del Pas-Miera-Pisueña, Gorostiaga ha afirmado que el desarrollo de esta normativa supone una "revolución" del sector de los Servicios Sociales, tanto en la atención de las personas que no pueden valerse por si mismas como por las oportunidades de empleo que genera, "no sólo resistiendo a la crisis, sino generando posibilidades de trabajo estable".

En este sentido, la Vicepresidenta ha remarcado que los servicios públicos y privados de atención a las personas en situación de dependencia están creando en Cantabria "miles" de empleos de forma directa. Unos puestos de trabajo que van a exigir una cualificación como la que han recibido los ocho alumnos del curso clausurado y los 14 que comenzarán un nuevo ciclo formativo en las próximas semanas, anunciado por Gorostiaga en el acto.

Esta iniciativa, que permite al alumnado capacitarse en una profesión que actualmente es un nicho de empleo muy demandado en el mercado laboral, se ha desarrollado en dos fases. En una primera, se han impartido módulos formativos de ayuda a domicilio, constituyendo, la segunda, prácticas en los Servicios Sociales municipales y en tres residencias, sitas en municipios de la mancomunidad de las Villas Pasiegas.

En referencia a este territorio, según ha explicado Gorostiaga, el fenómeno del envejecimiento es en Cantabria una realidad. La región cuenta con una de las esperanzas de vida más elevadas de España, siendo la comarca del Pas-Miera-Pisueña una de las que mayor número de personas tiene con edades comprendidas entre los 65 y 80 años.

Esta circunstancia, ha explicado, sumada al hecho del cambio de usos y actividades de la zona con el abandono, en muchos casos, de la actividad agrícola y ganadera, "hacía necesaria la profesionalización de la población en otras áreas", siendo la ayuda domiciliaria la que mejores posibilidades de inserción muestra.

Mejorar la calidad de vida

La titular de Empleo y Bienestar Social ha recalcado, además, que la implantación de la Ley de Dependencia y talleres como el clausurado posibilitan profesionalizar una "dura tarea" que en la mayor parte de las ocasiones sigue siendo responsabilidad de las mujeres en el seno familiar.

Asimismo, permite facilitar los cuidados que requieren las personas en situación de dependencia en su domicilio, "prolongando su autonomía en su entorno y mejorando su calidad de vida al recibir atención profesional y constante en el tiempo".

En el acto, Gorostiaga ha estado acompañada por la directora general del Servicio Cántabro de Empleo (EMCAN), Carmen Díez Marzal; el alcalde de Selaya, José Luis Cobo; el presidente de la Mancomunidad de los Valles Pasiegos, Ángel Sainz, y diversos alcaldes de citada agrupación de municipios.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.