El Gobierno de Castilla-La Mancha ha incoado expediente para la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de Monumento, de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, localizada en Villaescusa de Palositos, en la provincia de Guadalajara, tal y como aparece este miércoles publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

Esta iglesia constituye un singular ejemplo del románico tardío, uno de los más meridionales y escasos ejemplos que se encuentran en Castilla-La Mancha. Pese a la sencillez de sus líneas contiene todas las partes esenciales pertenecientes al estilo románico, como su ábside semicircular o empleo de arcos de medio punto.

La iglesia de Villaescusa de Palositos está incluida en el Plan del Románico de Guadalajara, que lleva a cabo el Gobierno de Castilla-La Mancha, en colaboración con la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara, Ibercaja y la Fundación Santa María la Real, y que contempla la restauración de 27 templos románicos de esta provincia y sus entornos, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Desde su puesta en marcha, este Plan ha permitido la restauración de las iglesias de Pinilla de Jadraque y Jodra del Pinar, y actualmente se está actuando en la iglesia de San Bartolomé, en Campisábalos. El desarrollo de estas intervenciones se puede seguir a través de www.romanicoguadalajara.org.

Además del inmueble correspondiente a la iglesia, también es objeto de declaración el entorno de la misma y los espacios públicos contenidos por la línea que bordea el perímetro exterior de las manzanas y parcelas citadas en el Diario Oficial publicado con fecha 27 de octubre de 2010.

El templo se ubica en lo alto de un pequeño cerro llamado La Coronilla, al pie del que se desarrollaba el pueblo de Villaescusa de Palositos. Éste consta de una única nave de planta rectangular, está construido íntegramente con sillería de buena calidad, y en la cara sur se sitúa el único acceso al mismo y la espadaña.

La historia del municipio comienza con la Reconquista, a finales del siglo XI. Tras la conquista de Huete, poco después de la de Toledo en 1085 por Alfonso VI, estas tierras pasaron a la corona de Castilla. Fue entonces cuando se empezaron a crear los Comunes de Villa y Tierra de Huete, uno de los más meridionales y extensos y que llegaba a limitar al sur con el de Cuenca. Ya en el Castro de Ensenada (1752) se denominaba el pueblo como Villa Escusa de Palos Hitos.