La consejera de Igualdad y Empleo, Pilar Lucio ha anunciado que el Gobierno extremeño está estudiando las medidas y ayudas para apoyar la creación de empresas de inserción en la comunidad, "un modelo que ya se ha experimentado en Europa".

En concreto, ha recordado que en 2007 se aprobó la ley que regula esta empresas en España, y que en el mes de marzo de este año el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura aprobó el decreto que regula el procedimiento para que empresas de la región puedan obtener la calificación correspondiente.

Pilar Lucio ha manifestado que este modelo de actividad empresarial está en consonancia con los objetivos del Pacto Social y Políticos de Reforma para Extremadura con el que se va a primar la responsabilidad social; y en el que se ha acordado la aprobación de una Ley de Renta Mínima pero siempre que esta prestación venga acompañada de acciones que incentiven el empleo en las personas en riesgo o citación de exclusión social. JORNADAS

Así lo ha apuntado con motivo de la inauguración en Mérida (Badajoz) de unas jornadas informativas sobre las empresas de inserción que tienen como fin la integración y formación socio laboral de personas en situación de exclusión social. Se trata de dar a conocer el marco legislativo estatal y autonómico que regula el funcionamiento de estas empresas.

Las jornadas, organizadas por el Servicio Extremeño Público de Empleo, están dirigidas a empresas con más de 50 trabajadores, asociaciones de empresas de inserción, asociaciones empresariales, agentes sociales y agentes de desarrollo local.

Las empresas de inserción son aquellas sociedades mercantiles o cooperativas que desarrollan cualquier actividad económica de producción de bienes y servicios, cuyo objeto social sea la integración y formación socio laboral de personas en situación de exclusión social como tránsito al empleo ordinario.

A estos efectos debe proporcionar a sus trabajadores una asistencia personalizada y un trabajo remunerado, formación en el puesto de trabajo que favorezca la adaptación laboral y social, como parte de sus itinerarios de inserción. Asimismo, estas empresas deberán tener servicios de intervención o acompañamiento que faciliten la posterior incorporación al mercado de trabajo.

Las empresas de inserción constituyen una tipología especial dentro de las empresas de carácter social. Son iniciativas que combinan actividades empresariales, actuaciones sociales y de inserción social para hacer posible que personas excluidas pueda acceder a un puesto de trabajo en empresas convencionales o en proyectos de autoempleo. Las metodologías que desarrollan tienen como objetivo potenciar las capacidades de las personas a través de conocimientos técnicos, habituación sociolaboral y orientar sus posibilidades a las del mercado laboral. CALIFICACIÓN

Según los datos aportados por la presidenta de la Federación de Asociaciones Empresariales de Empresas de Inserción (Faedei), Nieves Ramos, en España hay en la actualidad 196 empresas de inserción registradas que dan trabajo a 4000 personas. En Extremadura algunas empresas han comenzado ya el proceso para obtener la calificación, es el caso del Grupo Cáparra, de Plasencia (Cáceres).

Las empresas de inserción podrán contratar como trabajadores a las personas desempleadas en situación de exclusión social, con especiales dificultades para su integración en el mercado laboral; inscritas en los Servicios Públicos de Empleo.

Además, deben estar incluidos en los colectivos de perceptores de rentas mínimas de inserción; jóvenes mayores de 18 años y menores de 30 procedentes de Instituciones de Protección de Menores; personas con problemas de drogodependencias u otros trastornos adictivos que se encuentren en procesos de rehabilitación o reinserción social; internos de centros penitenciarios cuya situación les permita acceder a un empleo; menores infractores que cumplan medidas judiciales.

Las empresas aplicarán itinerarios de inserción sociolaboral en función de los criterios que establezcan los servicios sociales y los servicios públicos de empleo, de acuerdo con las propias empresas de inserción y con la persona en situación de exclusión social contratada.

Las medidas de intervención y acompañamiento consistirán en el conjunto de servicios, prestaciones, acciones de orientación, tutorías y procesos personalizados o asistidos de trabajo remunerado, formación en el puesto de trabajo, habituación laboral y social encaminada a satisfacer o resolver problemáticas derivadas de la situación de exclusión que le dificulta un normal desarrollo.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.