En nota de prensa, la Subdelegación del Gobierno en la provincia ha indicado que al deternido se le acusa de ser el presunto autor de un supuesto delito contra la salud pública por cultivo de cannabis.

Las plantas incautadas tenían una altura de entre dos y tres metros; 15 de ellas habían sido recientemente cortadas y se encontraban en proceso de secado. Asimismo, fueron intervenidos dos kilogramos de cogollos de marihuana secos.

El total de las sustancias aprehendidas arrojó un peso de 200 kilogramos, que en el mercado ilícito hubieran alcanzado un valor de 178.400 euros.

En la vivienda se encontraron también diversos efectos utilizados para el proceso de cultivo de las plantas: focos de sodio, alternadores de corriente, extractores de humo, básculas de precisión y un secadero portátil de lona.

Consulta aquí más noticias de Albacete.