La ciudad de Santiago dispondrá con motivo de la visita del Papa el 6 de noviembre de tres grandes zonas de aparcamiento con unas 10.000 plazas para vehículos particulares y de espacio para unos 2.000 autobuses, mientras que Renfe habilitará cinco trenes especiales desde Ourense y reforzará la línea A Coruña-Vigo para dar cobertura a unas 11.000 personas.

Así lo ha explicado en rueda de prensa el alcalde compostelano, Xosé Sánchez Bugallo, tras la reunión de coordinación operativa con motivo de la visita de Benedicto XVI, en la que participaron el delegado del Gobierno, Antón Louro; el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda; y el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, entre otras autoridades.

Según han subrayado, el dispositivo, en el que participarán más de 6.000 efectivos de los cuerpos y fuerzas de seguridad, así como voluntarios y otro personal, "está perfectamente planificado y diseñado". Además, han incidido en que la "cooperación y colaboración" entre las diferentes administraciones "es ejemplar".

Sobre todo, las autoridades han recomendado a las personas que vayan a desplazarse a la capital gallega el día 6 que lo hagan "en transporte colectivo", sea público o particular, y han realizado una llamada a los ciudadanos de Santiago para que "actúen como anfitriones hospitalarios". "Todo el que quiere venir podrá hacerlo", ha garantizado el regidor municipal, al tiempo que ha indicado que no se sancionará a los establecimientos que incumplan esa jornada y la anterior el horario de cierre. (

Habrá ampliación)

Consulta aquí más noticias de A Coruña.