Lorena Bernal
Lorena Bernal posa durante el acto promocional de Blevit. Ordesa

La maternidad ha obligado esta temporada a Lorena Bernal a rechazar algunos proyectos de cine, su auténtica pasión. Mientras tanto, la ex miss compagina los chupetes y los tarritos de comida infantil (este miércoles, precisamente, participaba en un acto promocional de una conocida marca de alimentación para niños, "a veces no tengo tiempo y me vienen fenomental estos productos", explicaba) con la publicidad.

¿Qué puertas le han abierto sus ojos?
Mis ojos, mi físico, por sí solos, no me han abierto ninguna puerta. Me han ayudado, eso sí, a introducirme en la profesión a la que me quería dedicar y a comenzar en el certámen de Miss España.

No me sonrojo por nada ¿Cómo se mira a la vida siendo madre?
De una forma completamente distinta a como lo hacía antes. Cuando tienes un hijo, éste se convierte en tu prioridad absoluta. Día a día ves crecer a una personita junto a ti y eso, incluso, te une más a los demás.

¿La belleza engaña?
No, es un reflejo de algo interior.

¿Qué no ha hecho por dinero?
Nunca he hecho cosas por dinero.

¿Gana la prensa rosa un alma por cada exclusiva?
Ofrecer una exclusiva no es vender tu vida, sino compartir con alguien que tú eliges la parte de ti  que te apetece. La prensa rosa no tiene derecho entrar en tu casa porque alguna vez le mostraste algún rincón.

¿Cuántas veces ha dicho que no a un chico?
¡Bastantes! (Risas). He tenido algunos pretendientes.

No estoy en Twitter ni en Facebook, soy un bicho raro ¿Le ha pescado alguna red social?
No pertenezco ni a Twitter, ni a Facebook ni a ninguna otra. ¡Soy un bicho raro! Tampoco tengo tiempo para sentarme y relacionarme con gente que apenas conozco, o no conozco.

Vive en Liverpool, trabaja en los Ángeles, ¿se le quedó pequeño Donosti?
Se me quedó pequeño para trabajar, sí. Pero ahí reside el encanto de esa ciudad, que para mí siempre será un refugio. Pero queriendo dedicarme a lo que me dedico, tenía que salir.

¿Qué tienen los futbolistas, aparte de dinero?
Para empezar, respecto al tópico de que todas las modelos están con futbolistas, quiero aclarar que sólo el 5% de los jugadores tienen mujeres de esa profesión. Lo que ocurre es que a las que no son modelos no se las conoce, apenas aparecen en los medios y  nosotras, sí. En cuanto al mundo del fútbol, hay de todo como en todas partes: futbolistas majos y futbolistas insufribles, guapos  y feos, ricos y sin tanto dinero...

¿Cómo se ve la crisis española desde Inglaterra?
La veo igual que si estuviera en España, porque leo la prensa y veo telediarios españoles. Atravesamos un momento en el que hay que trabajar y unirnos todos con el propósito de superarla. Si la crisis nos ayuda a aprender algo y a unirnos, habrá tenido al menos un consecuencia positiva.

¿Volvería hoy a presentarse al certamen de Miss España, según está el patio?
Hoy en día creo que no... o quizá sí, no lo sé. En cualquier caso, no me dejo llevar por las habladurías respecto  al certamen. Lamentablemente, siempre se da más importancia y atención a los comentarios negativos que a los positivos. Yo sigo teniendo confianza en Miss España, que es como una familia, y me da pena la imagen que se ha dado del certamen en algunos momentos, que se hable mal y que se intente desprestigiar. Hay que recordar que se trata sólo de un concurso y que puede suponer una gran experiencia para las participantes, muy divertida, además.

¿Qué sueño no cumplió por ser Miss?
Estudiar Psicología. Siempre he tenido en mente ponerme un día a ello, pero hasta ahora no he podido.

¿Qué diría a su hijo si le dijera que quiere ser modelo?
Primero miraría si tiene cualidades o no. Si no las tiene, le quitaría la idea de la cabeza. Si las tiene, le diría que hiciera lo que le dé la gana, pero que tenga en cuenta que es una profesión muy dura tanto física como emocionalmente.

¿De qué programa hace zapping cuando alguien entra la habitación?
¡Ninguno! Veo todo tipo de programas: desde espacios de corazón a documentales del Discovery Channel, que me encantan.  También veo películas, series...

¿No hay nada que le sonroje?
No, nada. Aunque en el fondo soy algo tímida... o, mejor dicho, reservada.