El resultado de Duro Felguera al cierre del tercer trimestre del año alcanzó los 71,5 millones de euros, lo que supone un incremento del 51,5 por ciento respecto a igual fecha del pasado año. Por su parte, el beneficio de la sociedad dominante creció un 53,5 por ciento, hasta los 70,4 millones.

El Ebitda de la sociedad se situó al término del tercer trimestre en 84,1 millones de euros tras registrar un alza interanual del 47,8 por ciento. La mejora de este parámetro en los dos segmentos de negocio dedicados a los grandes proyectos (Energía y Plantas Industriales) compensó con creces el descenso registrado en los segmentos de Fabricación, afectado por la crisis y el descenso de pedidos, y Servicios Especializados, consecuencia de retrasos en la liquidación de proyectos en Europa. El margen Ebitda sobre ventas alcanzó un nivel récord del 14,5 por ciento frente a 8,8 por ciento en el mismo periodo de 2009.

Las ventas correspondientes a los nueve primeros meses del ejercicio totalizaron 579,5 millones de euros, cifra un 10,4 por ciento inferior a la de igual período de 2009. El descenso de la facturación se debe básicamente a la caída de la demanda en el mercado nacional, que afecta en mayor medida a los segmentos de Servicios y Fabricación. Los segmentos de Energía y Plantas Industriales ganan protagonismo en el conjunto del negocio, representando casi el 72 por ciento de las ventas del grupo.

El negocio internacional también sigue creciendo y ya supone el 54 por ciento de las ventas totales, tras aumentar en más de cinco puntos respecto a septiembre del año anterior.

El margen sobre el beneficio antes de impuestos mantiene su tendencia al alza y se sitúa en el 14 por ciento, es decir, 5,4 puntos por encima del correspondiente al tercer trimestre de 2009. CONTRATACIÓN

La contratación a finales de septiembre era de 507 millones de euros, cifra sensiblemente inferior a la correspondiente a igual fecha de 2009, período en el que se contabilizó un contrato muy importante en el área de energía.

Este descenso en la obra nueva contratada, según la empresa, refleja un cierto endurecimiento de las condiciones de mercado por la creciente competencia y retrasos en la adjudicación de proyectos. No obstante, se mantienen razonables expectativas de nuevas adjudicaciones.

A pesar de esta coyuntura, la cartera de trabajo alcanza los 2.040 millones de euros, lo que da visibilidad al negocio para un período de tres años. Por lo que se refiere al balance de la sociedad, se mantiene una posición de tesorería por encima de los 400 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Asturias.