La Plataforma Tecnológica del Vino contará con 276.000 euros procedentes del Ministerio de Ciencia e Innovación para su puesta en marcha y los gastos corrientes, como contratación de personal, creación de herramientas de comunicación "sobre todo páginas web" y la celebración de asambleas y reuniones.

El delegado del Gobierno en La Rioja, José Antonio Ulecia, ha dado cuenta hoy de la concesión de esta subvención, junto con el director del Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino, José Miguel Martínez-Zapater, y con el secretario de la Plataforma, José Luis Benítez.

En este sentido, Ulecia ha recordado que la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, anunció en su visita a La Rioja el pasado 12 de abril que esta comunidad "abanderaría la próxima constitución de una plataforma tecnológica del vino a nivel nacional".

Garmendia informó, además, de que la Plataforma "sería un instrumento efectivo para sumar todas las capacidades del sector y aglutinar otros ramos paralelos de actividad económica como la gastronomía el turismo o la educación".

De esta forma, ha explicado Ulecia, la Plataforma Tecnológica del Vino presentó al Ministerio de Ciencia e Innovación una memoria justificativa para solicitar la financiación y apoyo del Gobierno de España. El Ministerio ha acordado conceder una subvención de 276.055 euros sobre una ayuda solicitada de 290.000 euros.

Según ha relatado Benítez, "se trata de, a partir del sector empresarial, liderar y orientar las líneas de investigación que interesan a todo el sector", ya que ha incidido en que la Plataforma "está abierta a todo el mundo". "Lo que se pretende es que la investigación sea de utilidad a lo que pretenden las empresas", ha dicho.

Así, los promotores de la iniciativa han señalado que "un análisis preliminar de la situación de la investigación en esta área identifica una situación de atomización en el sentido de que existen mucho grupos de investigación realizando actividades de I+D+i tanto en viticultura como en enología bajo distintos tipos de proyectos con fondos de distintas administraciones públicas y también mediante contratación con empresas".

Asimismo, se observa "un elevado nivel de redundancia en las actividades de I+D+i que se llevan a cabo en distintos grupos, CCAA y denominaciones de origen". Si bien esta redundancia está justificada en los casos en que, bajo contrato, se trata de desarrollar aplicaciones específicas para entidades privadas.

Sin embargo, para Martínez-Zapater, "una mejor definición de prioridades y una mayor coordinación de las actividades en la investigación que se realiza con fondos públicos pueden ayudar a encauzar mejor los recursos disponibles incrementando la eficacia de su utilización".

Por otra parte, el continuo desarrollo de nuevo conocimiento científico y las nuevas aplicaciones tecnológicas en los campos de las telecomunicaciones, materiales, tecnologías de la comunicación, tecnologías químicas, etc., ofrecen oportunidades para el desarrollo tecnológico y la innovación en esta área que es preciso valorar e integrar en los sistemas productivos para mejorar su competitividad.

Todo ello, hace que "sea especialmente oportuno en este momento" plantear la creación de una Plataforma Tecnológica del Vino "para ir identificando las áreas de investigación y las estrategias de financiación, para ser más competitivos". La Plataforma, ha apuntado Zapater, no realizará directamente actuaciones de investigación, "sólo definirá las líneas que se van a seguir".

Objetivos de la plataforma.

El objetivo principal de la Plataforma Tecnológica del Vino es, por tanto, "impulsar y mejorar la competitividad del sector del vino español mediante la identificación de las principales necesidades y retos tecnológicos a los que se enfrenta, para impulsar así la transferencia de información y conocimiento entre todos los agentes que lo constituyen".

A partir de este objetivo general, pretende constituirse como "un foro útil y práctico de reflexión y análisis del panorama vitivinícola español en el que estén representados todos los actores presentes en el entorno de la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación tanto en las áreas vitícolas como vinícolas".

Así, se incluyen fundamentalmente empresas, asociaciones empresariales, consejos reguladores, universidades, centros públicos y privados de investigación, centros tecnológicos, estaciones enológicas, plataformas tecnológicas afines, entre otros.

Con todas sus aportaciones, la Plataforma se pretende convertir "en una verdadera red de cooperación que defina las estrategias más adecuadas en el campo de la I+D+i a partir de la cual definir líneas prioritarias de investigación y desarrollo, así como facilitar la generación de proyectos de investigación, la identificación de socios científicos y empresariales, la búsqueda de fuentes de financiación y el apoyo en la organización de la colaboración entre los agentes implicados".

Entre estas líneas, Zapater ha apuntado aspectos relacionados con al viticultura, las técnicas vitícolas "en especial lo relacionado con los recursos genéticos o las derivaciones del cambio climático" o con la enología, "como lo relativo a la I+D en el producto terminado". COMPOSICIÓN.

Benítez ha reseñado que la Plataforma "ya ha echado a andar" con la constitución de un Consejo Rector provisional, del que forman parte Grupo Rioja, Bodegas Torres, la Federación Española del Vino, la Asociación de Bodegas Centenarias de Rioja, la Asociación de Bodegas Familiares de Rioja, el Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino, la Conferencia Española de Consejos Reguladores y la Plataforma WineTech.

Contará, además, con un Comité Científico Asesor compuesto por entre cinco y diez expertos de prestigio nacional e internacional en el ámbito de la viticultura y la enología. Este Comité será nombrado por el Consejo Rector a propuesta de los grupos de trabajo y de la Asamblea y se reunirá a solicitud del mismo para informar los documentos que elaboren los Grupos de Trabajo.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.