La Policía Foral ha detenido en los últimos días a cinco varones por delitos relacionados con la violencia en el ámbito familiar. Cuatro de los arrestos han sido por presuntos malos tratos, dos de ellos psicológicos y otros dos físicos, mientras que la quinta actuación hace referencia al quebrantamiento de una medida de alejamiento y a supuestas amenazas.

Los detenidos por malos tratos físicos son dos jóvenes, de 22 y 24 años, vecinos de Peralta y la Barranca, respectivamente. Al primero se le atribuye un delito de maltrato físico a su compañera sentimental después de que supuestamente la golpeara en presencia de los hijos menores de la pareja. El segundo, que cuenta con antecedentes relacionados, también agredió presuntamente a su mujer delante de los cinco hijos del matrimonio. Estos dos arrestos se llevaron a cabo el domingo, día 24 de octubre.

Este mismo día, la Policía Foral detuvo también a un vecino de Villafranca de 48 años como presunto autor de un delito de malos tratos psicológicos y continuados hacia su pareja e hijos. Una patrulla se desplazó al domicilio familiar después de recibir el aviso de la mujer informando de que su marido había insultado y supuestamente amenazado al resto de miembros de la familia.

De hecho, cuando los agentes llegaron al lugar encontraron a la alertante y a los hijos fuera de la vivienda y al hombre en el interior con claros síntomas de haber ingerido alcohol. En un primer momento, los policías mediaron entre las partes, que pasaron la noche en domicilios distintos, y al día siguiente la mujer y varios testigos presentaron denuncia en dependencias de la Policía Foral por unos presuntos malos tratos psicológicos que, según dijo la víctima, venían repitiéndose de forma habitual.

Otro de los detenidos, un vecino de Huarte de 38 años, fue arrestado en esta localidad el pasado sábado, día 23 de octubre. Se le atribuye un delito de malos tratos en el ámbito familiar por presuntas amenazas y malos tratos psicológicos continuados contra su mujer y los hijos de ambos. Primero fue el alguacil de Huarte quien acudió al domicilio de la pareja y después acudió la Policía Foral que, finalmente, detuvo a este hombre.

La quinta actuación se llevó a cabo el miércoles, día 13 octubre, en colaboración con la Policía Local de Burlada, que recibió el aviso de que un hombre estaba aporreando la puerta del domicilio de su ex mujer, a quien tiene prohibido por orden de un juez acercarse o entablar comunicación alguna. Además del delito de desobediencia grave a la autoridad por quebrantar una medida de este tipo, se le imputa también otro delito por presuntas amenazas a través del teléfono móvil, entre otros medios. El detenido reside actualmente en Pamplona y tiene 48 años.

Consulta aquí más noticias de Navarra.