El portavoz del PSN en la Comisión de Economía del Parlamento de Navarra, Juan José Lizarbe, ha advertido de que "sólo en el caso" de que se recoga una "reforma de calado", con base en las propuestas socialistas, en el proyecto de Presupuestos de Navarra para 2011 durante la tramitación parlamentaria "podremos alcanzar o no el consenso político necesario con el Gobierno de Navarra".

Lizarbe ha precisado en rueda de prensa que la intención de su partido, "con una actitud activa y dinámica en el trámite parlamentario", es "hacer todos los esfuerzos para que Navarra tenga un Presupuesto aprobado el 23 de diciembre".

Ha censurado que el Gobierno foral haya elaborado el anteproyecto presupuestario sin que el PSN tuviera "conocimiento de sus contenidos" ni con su "beneplácito". "Se inicia un espacio que puede ser de negociación o puede ser sólamente de tramitación presupuestaria", ha expuesto, para incidir en que apuestan por la estabilidad.

Según ha indicado, abogan por un Presupuesto "no para hacer campaña electoral hasta mayo, de caprichos, de intereses particulares, sino de principios, que garantice la igualdad de oportunidades de los ciudadanos, que apueste por la prosperidad". "No se puede hacer un Presupuesto pensando en las elecciones y no pensando en salir de la crisis", ha dicho, para añadir que debe "atender los principales niveles del estado de bienestar social".

A su juicio, las cuentas elaboradas por el Ejecutivo necesitan una "reforma importante". "El espacio de consenso habrá que construirlo en la dinámica de tramitación parlamentaria y eso no suele facilitar las cosas", ha insistido.

En concreto, Juan José Lizarbe ha criticado que en el anteproyecto se incrementa la partida de fomento de la contratación de dos a seis millones de euros y, sin embargo, se reduce la dotación al Plan de Empleo y concertación social entre un 5 y un 7 por ciento. La financiación de la UPNA se reduce un 9,5 millones, ha rechazado, al igual que el hecho de que no se contemplen medidas de aumento de la presión fiscal para las rentas más altas.

Presupuesto de 2010

El parlamentario socialista ha señalado además que la ejecución del Presupuesto de 2010, "llena de dificultades por la actitud cicatera y de poca altura de miras frente a la crisis del Gobierno de Navarra", está "en algo más del 60 por ciento con un presupuesto autorizado para su ejecución superior al 70 por ciento".

De los 33 millones de euros previstos para las medidas anticrisis, Lizarbe ha detallado que "puede rondar los 20 millones de euros, que puede elevarse hasta 20-25 millones si el Gobierno se pone las pilas". Y sobre las enmiendas del PSN "hablaríamos del 70 por ciento de lo ejecutado".

Lizarbe ha pedido que se cumplan en las "próximas semanas" doce cuestiones que a su juicio se han incumplido. Según ha detallado, no se ha puesto en marcha la Agencia Empresarial vinculada al Empleo para la financiación de las actividades empresariales; no ha habido un convenio con las entidades locales para atender inversiones excepcionales como la conversión de comunales de secano en regadío con motivo de las obras del Canal, o no se ha materializado la comisión de escolarización de Navarra.

Además, ha indicado que no se ha confeccionado el programa de financiación plurianual de la UPNA, que no se ha puesto en marcha la unidad central de gestión de la listas de espera, ni el plan de atención primaria 2009-2012, ni se ha definido el proyecto de unificación hospitalaria ni se ha desarrollado normativamente la renta básica para "adecuarla a las necesidades actuales".

Según ha añadido Lizarbe, "se habló de que se iban a ejecutar las obras contempladas en el Plan Navarra 2012 con un acompasamiento que no se ha producido" y ha censurado asimismo que "han quedado pendiente los planes estratégicos de viabilidad y de gestión del Museo de los Sanfermines y del Pabellón Reyno Arena".

Tampoco se han realizado, ha dicho, los correspondientes planes respecto al circuito de Los Arcos, ni el plan de fomento del sector audiovisual. "Tenemos la sensación de que se ha incumplido todo esto por falta de voluntad política y por falta de capacidad de gestión", ha opinado.

A su juicio, el Gobierno navarro está "viejo, agotado, cansado". "Está terminando un ciclo político y no se esfuerza mucho en hacer las cosas", ha apuntado, para recordar que "estamos en crisis económica y las instituciones tienen que estar a la altura de las circunstancias".

Consulta aquí más noticias de Navarra.