La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) acondiciona varios barrancos en la provincia de Castellón, con un presupuesto aproximado para el conjunto de las actuaciones de más de 113.000 euros, con el objetivo de recuperar la capacidad hidráulica de los cauces así como una mejora ambiental.

Según ha informado la CHJ en un comunicado, los trabajos, que acaban de iniciarse, se centran principalmente en los barrancos de Beniparrell, en el término municipal de Onda y en el barranco Maimona, en su confluencia con el río Mijares, en el término municipal de Montanejos, donde se va a proceder a eliminar la vegetación invasora, tanto del lecho del cauce, como en las riberas.

Los trabajos se llevan a cabo de dos formas diferentes. En los tramos de mayor accesibilidad y en donde se encuentre únicamente especie invasora, se realizarán de forma mecánica con retroexcavadoras de orugas dotadas de cabezal triturador. En los tramos inaccesibles o que requieran desbroces selectivos, por encontrarse también especies de ribera, la realización se hace de forma manual.

En algunas zonas se pretende recuperar también la masa arbolada y arbustiva que conforman el bosque de ribera, mediante podas y clareos "respetando el conjunto de especies típicas de los ambientes de ribera y mejorando su porte y distribución", según las mismas fuentes.

En el barranco de Beniparrell, en el término de Onda, se va a actuar en una longitud de 1.047 metros y en el barranco Maimona, en el término municipal de Montanejos, se actuará en un tramo de 100 metros.

También hay otras actuaciones que se inician estos días en la provincia de Castellón, como en el pantano de Benitandus, en el término municipal de Alcudia de Veo, donde se van a retirar algunos árboles caídos en el cauce; en el barranco Parat, en el término municipal de San Mateu, donde se van a realizar trabajos de desbroces de vegetación; en el barranco de la Bellida, en el término de Sacañet, donde se van a retirar escombros y arbustos; en el barranco de Salter, en el término municipal de Santa Magdalena de Pulpis, donde se van a realizar desbroces en el barranco, y finalmente en el río Mijares, en el término de Fanzara, donde se realizan también desbroces de vegetación invasiva para recuperar la capacidad hidráulica del cauce.

Los trabajos están incluidos dentro de la programación de limpiezas y acondicionamientos de cauces que elabora la Confederación Hidrográfica del Júcar para los 43.000 kilómetros cuadrados de cauces que corresponden a su demarcación.

Consulta aquí más noticias de Castellón.