Un 47,2 por ciento de los conductores canarios se ha planteado dejar de utilizar el coche en sus desplazamientos diarios a causa de la dificultad para encontrar sitio para aparcar; como principales alternativas al coche, los conductores eligen el uso de la moto (46,9%) y el transporte público (30,6%), por delante de compartir el coche con otras personas (16,5%) o de la bici (5,9%), según un estudio sobre los hábitos de aparcamiento de los españoles realizado por Coches.net.

En España, el porcentaje de conductores que se ha planteado abandonar el coche por los problemas con el aparcamiento se sitúa en el 45 por ciento. Las principales alternativas son también, aunque con distintos porcentaje que en Canarias, el transporte público (42%) y el uso de la moto (41%).

El estudio —realizado en toda España sobre una muestra de más de 6.500 encuestados— revela que un 97,8 por ciento de los conductores canarios considera que cada vez es más difícil encontrar aparcamiento en la vía pública, un porcentaje superior a la media española (93,9%). Las principales causas señaladas por los canarios son el aumento del parque de automóviles (citado por un 76,2%), la prohibición de aparcar en calles donde antes se podía (64,6%) o el incremento de las zonas peatonales (45,4%).

En cuanto a las mejoras que podrían realizar los ayuntamientos para solucionar la falta de aparcamiento, un 63,7 por ciento de los canarios propone liberar espacios públicos para aparcamiento gratuito, y un 51 por ciento apuesta por mejorar la red de transporte público para facilitar el cambio modal (de coche a transporte público). Aunque en menor medida, también se citan la posibilidad de dar prioridad a los residentes mediante zonas verdes (36%) o crear más aparcamientos de pago (18,8%).

La opción de cobrar un peaje de entrada a las ciudades aparece citada en Canarias por un 4% de los conductores, frente al 6,6% del conjunto de España. Esta medida, que ya aplican algunas ciudades europeas como Londres, también contribuiría a reducir los niveles de contaminación en el aire.

Aparcamiento propio

El estudio de Coches.net también revela que un 63,7 por ciento de conductores canarios dispone de plaza propia de aparcamiento: un 48,9 por ciento en propiedad y un 14,8 por ciento de alquiler. En España, el porcentaje de conductores con plaza propia se sitúa en el 76,4 por ciento. En cuanto a los conductores que no disponen de plaza propia, la mayoría de canarios suele aparcar en la vía pública (94,3%).

Canarias es una de las comunidades donde se observa un mayor impacto de la crisis económica en los aparcamientos propios. Un 12,4 por ciento de los encuestados señala que ha renunciado a una plaza de aparcamiento a causa de la crisis (un 11,2% a una plaza de alquiler y un 1,2% a la plaza de propiedad). En España, este porcentaje se reduce al 7 por ciento.

También se observa una mayor incidencia en el uso puntual de aparcamientos de pago (parking público y zonas azul o verde): un 59,8 de los canarios reconoce que ha limitado el uso de estas zonas debido a la crisis. En este sentido, el precio de la zona azul es caro para un 70,2 por ciento de los encuestados en Canarias frente a un 26,8 por ciento que cree que es adecuado.

Por otra parte, el 14,8 por ciento de los encuestados considera que el precio de las zonas verdes es caro y sólo un 14,7 por ciento lo califica de adecuado. Cabe destacar que un 68,6 por ciento de los encuestados reside en poblaciones que no disponen de zona verde. Pese a todo, el gasto medio dedicado al aparcamiento puede considerarse bajo: un 62,2 por ciento de los encuestados canarios no gasta más de 50 euros al mes.

Plaza de parking en el trabajo

En cuanto a los hábitos de aparcamiento del 92,1 por ciento de canarios que se desplazan en coche a su lugar de trabajo, un 33,1 por ciento estaciona en una plaza facilitada por la empresa y un 49,3 por ciento en la vía pública. En cambio, cuando se trata de desplazamientos puntuales, un 52,7 por ciento opta por aparcar en la vía pública, un 38,4 por ciento por un parking público de pago y un 2,1 por ciento por una zona azul.

El estudio de Coches.net analiza también las principales infracciones relacionadas con el aparcamiento. En los últimos dos años, un 29,6 por ciento de los canarios ha sido multado en alguna ocasión por aparcar mal, frente al 40,2 por ciento registrado en el conjunto de España. A pesar de la sanción, la grúa sólo ha retirado el coche a un 7,6 por ciento de los encuestados en Canarias.

Las sanciones más habituales entre los conductores canarios son estacionar en zona de carga y descarga (51,3%) o en la acera (31,1%). Otras infracciones comunes en Canarias están relacionadas con el uso de las zonas de estacionamiento regulado (zonas azul o verde): un 23,4 por ciento ha sido multado por exceder el tiempo permitido y un 17,1 por ciento por no haber puesto el ticket. Por el contrario, las principales sanciones en el conjunto de España son exceder el tiempo permitido (44,9%) y no poner el ticket (31,6%) en las zonas azul o verde, y estacionar en zona de carga y descarga (27,6%).

El tiempo medio dedicado a buscar aparcamiento en la calle (vía pública o zonas de estacionamiento limitado) es inferior a los 15 minutos en un 45,4 por ciento de los conductores canarios. Un 42,5 por ciento suele tardar entre 15 y 30 minutos, y un 12,2 por ciento tarda más de media hora. Como curiosidad, uno de cada cuatro canarios (23,4%) ha llegado a tardar más de una hora en encontrar aparcamiento en ocasiones puntuales.

Por último, el estudio recoge algunos datos curiosos sobre los hábitos cotidianos a la hora de estacionar el vehículo. Prácticamente todos los conductores canarios (98,9%) suelen realizar cinco o menos maniobras para aparcar y, en general, no tienen preferencias sobre la manera de estacionar su coche, aunque un 10,1 por ciento se siente más cómodo aparcando en batería de cara y un 8,5 por ciento en batería marcha atrás. Más de la mitad de los conductores canarios (60,5%) deja puesto el freno y una marcha tras aparcar el vehículo, frente a un 28,3 por ciento que únicamente deja el freno de mano y un 9% que sólo pone una marcha cuando aparca en pendiente.