El alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, ha asegurado que la remodelación del Gobierno de España llevada a cabo por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero "no significa que haya escampado, sigue lloviendo igual, la misma tormenta política, aunque el cauce va canalizado".

Así lo ha indicado García-Page durante la inauguración de las actuaciones realizadas a través del 'Plan de Rodaderos' en las inmediaciones de la plaza de Santa Catalina, donde ha señalado que el nuevo Gobierno "tiene capacidad para administrar los problemas de la gente de una manera diferente y con más capacidad política".

De este modo, ha apuntado que con el cambio de Gobierno "se han cubierto las expectativas de cambiar el rumbo de las cosas en España". "Todos teníamos una preocupación, ha habido una reacción y vamos a ver el desarrollo", ha apostillado.

García-Page ha afirmado, además, que la limitación de mandatos del presidente del Gobierno —propuesta por el presidente de la Junta, José María Barreda— tiene "mérito cuando es voluntaria" y ha asegurado que no es "fundamentalista ni de un modelo ni de otro".

El alcalde de Toledo ha recordado que cuando José María Aznar fijó su etapa como presidente en dos legislaturas "los ciudadanos entendieron el mensaje de que quería estar sólo ocho años porque, pudiendo estar más, decidió no estar, eso es lo que tiene valor".

García-Page ha señalado, asimismo, que "todos los modelos tienen sus pros y sus contras", y que la propuesta de Barreda "fue autocrítica, una declaración para ayudar".

Consulta aquí más noticias de Toledo.