The Baseballs
El trío alemán que conforma The Baseballs.

"Me hubiera gustado vivir en blanco y negro". Con su inconfundible y explosiva estética pin-up, Vinila Von Bismarck parece haber salido de un ejemplar de Playboy de hace medio siglo. Pero nada más lejos de la realidad. Vinila, cuyo verdadero nombre es Irene López Mañas, nació en Granada hace 24 años. Y pese a que su deseo de viajar en el tiempo es imposible, hace todo lo que está en su mano para rememorar su época favorita al frente de The Lucky Dados, una banda en la que recupera los sonidos clásicos del rockabilly de los cincuenta.

Cada cierto tiempo hay que volver sobre los pasos y marcharse unas décadas atrás en busca de inspiración

Imelda May, una irlandesa de 36 años, podría ser su prima hermana mayor. Al igual que Vinila, apuesta en sus canciones por el rockabilly añejo, ese de tupés grasientos, coches ruidosos y aquellas inolvidables jukebox en las que la clientela seleccionaba sus vinilos favoritos a cambio de unos centavos. Su disco Flower Tattoo fue un fenómeno en las islas. Y sus directos, un auténtico espectáculo en el que uno puede experimentar algo parecido a un regreso al pasado a través de la música.

"Todo está inventado ya", apunta de manera contundente Julio Ruiz, presentador del veterano programa de Radio 3 Disco grande. "Por eso, cada cierto tiempo hay que volver sobre los pasos y marcharse unas décadas atrás en busca de inspiración". Joaquín Guzmán, director de Rockola FM, no está de acuerdo. "Aún queda mucho por descubrir. Y sin embargo, está claro que al ser humano le gusta mirar al pasado y reconfortarse en él".

Muerte a lo digital

Kitty, Daisy and Lewis, tres imberbes hermanos de Londres que apenas pasan de los 20 años, crecieron bajo la influencia musical de sus padres, unos apasionados del soul, el country, el rock and roll y el swing. Por eso, cuando la mayoría de sus amigos estaban interesados en músicas mucho más actuales, ellos optaron por formar una banda en la que todo supurase nostalgia. Desde el propio sonido de sus grabaciones (registradas en un estudio analógico, a la antigua usanza) a su imagen promocional. Kitty, Daisy & Lewis también lo tienen claro: lo suyo es el blanco y negro.

El sonido surf, que llegó a las playas californianas a principios de los sesenta, es hoy la principal fuente de inspiración para toda una generación de bandas. En España, Los Coronas, Los Tiki Phantoms o Imperial Surfers dan buena cuenta de ello.

Más atrás en el tiempo viajan los madrileños The Shellac Family. Ataviados como paletos de la América rural de la época de entreguerras, desgranan en sus canciones los sonidos del hillbilly (el antecesor del country) a base de guitarras acústicas, violines y hasta la tradicional tabla de lavar.

¿Una moda pasajera?

Muchas de estas escenas han sobrevivido en el underground durante décadas, manteniendo una endogámica base de fans que no siempre ve con buenos ojos la explosión mainstream de su música favorita. Ramón, un rockabilly "de la vieja escuela", tiene ciertas reservas al respecto: "Muchos grupos sólo tocan esta música porque está de moda. Y aunque es bueno que los chavales escuchen rock and roll, me temo que estas bandas desaparecerán en breve, cuando las tendencias vayan en otra dirección". ¿Falta de originalidad, pura nostalgia o filón pasajero? Qué más da. Es sólo rock and roll. Y nos gusta.

Entrevista a The Baseballs

El trío alemán arrasa con sus versiones de temas modernos en clave rockabilly. Rihanna, Katy Perry, Lady Gaga... Todo es susceptible de transformarse en un frenético rockabilly. Así lo piensan los berlineses The Baseballs, que causan furor con sus versiones de aire retromoderno. Este fin de semana estarán actuando en Madrid (viernes), Barcelona (sábado) y Valladolid (domingo).

El rockabilly está de moda...
Sí, aunque hay gente dentro de la escena que no quiere que eso ocurra.

¿Por qué creen que eso pasa?
Hay quienes creen que les hemos robado su música para llevarla a las masas y que nos lo tomamos a broma por tocar versiones. Pero nosotros amamos el rock and roll. Lo que hacemos es parecido a lo que hacía Elvis: él también cogía versiones y las llevaba a su terreno.

Si pudiéramos, volveríamos a los 50..., pero sólo por un rato

¿Qué importancia juega la imagen en su música?
Si tocas rock and roll, tener tupé y chaqueta de cuero ayuda, pero no es algo necesario para formar parte de este estilo de vida.

¿En qué consiste ese estilo de vida? ¿Es compatible con el siglo XXI?
Se trata de rescatar lo mejor de la época, la vitalidad, el espíritu positivo, los coches, la estética... y por supuesto, la música.

¿Lo pasarán mal si se quedan calvos y sin poder lucir tupé?
(Los tres se incorporan y golpean la mesa) ¡Toquemos madera para que eso no ocurra! (risas).

¿Les gustaría vivir en los cincuenta?
Sí... Si pudiéramos coger el Delorean de Regreso al futuro viajaríamos a aquella época..., pero sólo un rato (risas). Nos gusta el presente.