Dos vidas de esfuerzo y poesía

Julia se marchó y se convirtió en una reconocida poetisa. María José se quedó y, como  presidenta de la asociación Guadalquivir, es ya un referente del movimiento vecinal
Las dos nacieron en Sevilla. Pero Julia, la mayor de cuatro hermanos, dejó su tierra y se marchó con 22 años a estudiar. Acabó la carrera de letras y se convirtió en una reconocida poetisa. Y es que Julia escribe desde siempre. Aunque no novelas: «Un poeta no es un novelista y no debe pretender nunca escribir un best seller porque nosotros hablamos de otras cosas».

María José, mientras, se quedó en Sevilla y, aunque ha hecho sus pinitos con la poesía, su trabajo ha sido el cercano. Con los años se convirtió en referente del movimiento vecinal en Los Remedios: «Iba con 9 ó 10 mujeres a un pequeño bar donde nos reuníamos para hablar de las cosas que iban mal en el barrio. Más tarde pasamos a formar parte de la Asociación Guadalquivir».

Julia, una vez al año, regresaba a ver a su familia desde los EE UU, Irlanda o Galicia, donde ahora reside. Marcharse y convertirse en errante favoreció su carrera literaria. El pasado lunes, Día de Andalucía, Julia fue nombrada hija predilecta de su tierra. En la historia de la democracia, Julia fue la primera mujer en lograr, hace tres años, el Premio Nacional de Poesía.

María José es en la actualidad presidenta de la Asociación de Vecinos Guadalquivir y ha conseguido para sus vecinos pequeños y grandes premios que, sin tener una gran relevancia pública, han ayudado a mejorar algunos problemas del barrio. Julia y María José son dos vidas que, a pesar de la distancia, se han convertido en paralelas en trabajo y esfuerzo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento