Abogados británicos exigirán que Reino Unido investigue la muerte de civiles en Irak

Un grupo de abogados británicos utilizará el caudal de documentos sobre la guerra de Irak publicados en internet por Wikileaks para forzar una investigación pública en el Reino Unido sobre el asesinato de civiles durante la ocupación de ese país.

Phil Shiner, abogado especializado en derechos humanos del grupo Public Interest Publics, declaró al diario The Guardian que se querellará también con el Gobierno británico por no haber puesto fin a los abusos y torturas de detenidos por las propias fuerzas iraquíes. La anterior política de la coalición que invadió Irak de no investigar tales acusaciones "no es tolerable", dijo el abogado británico.

Según los documentos publicados por Wikileaks en su portal de internet, entre 2004 y 2009 hubo en Irak más de 109.000 muertes violentas, que incluyen 66.081 civiles, 23.984 clasificados como "enemigos" y 15.196 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes. A eso hay que añadir 3.771 muertes de soldados estadounidenses y de otros países de la coalición.

Datos encubiertos por EE UU

Las cifras dadas por Estados Unidos no son de fiar en cuanto al número de muertos civiles atribuibles a sus actividades militares, señala The Guardian, que ha examinado el material de Wikileaks y lo ha contrastado con otras informaciones disponibles.

Así, en Faluya, donde se produjeron dos grandes batallas urbanas en 2004, EE UU no informó de las muertes de civiles, pero la organizaciónIraq Body Count ha identificado a más de 1.200 civiles muertos en aquellos enfrentamientos. Esa última organización, que se ha dedicado a contar las muertes de civiles, utilizando informaciones periodísticas y datos de los depósitos de cadáveres, cifra en unas 15.000 muertes de civiles de las que no se había dado cuenta hasta ahora. "Es totalmente inadmisible que durante tantos años el Gobierno estadounidense haya hurtado al público esos detalles esenciales sobre las bajas civiles en Irak", comentó un portavoz de Iraq Body Count.

Entre los incidentes más comprometedores para EE UU revelados por los documentos de Wikileaks está el protagonizado por la tripulación de un helicóptero de ataque Apache que en febrero de 2007 atacó a soldados iraquíes que pretendían rendirse en una base en Bagdad.

Los documentos de Wikileaks revelan además ejecuciones y todo tipo de torturas y abusos de prisioneros iraquíes maniatados, con los ojos vendados, colgados de las muñecas o los tobillos y sometidos a azotes, patadas y electroshocks, todos ellos perpetrados por policías o militares iraquíes.

Los defensores de los derechos humanos acusan a las autoridades estadounidenses de no investigar cientos de informes de torturas, violaciones y asesinatos llevados a cabo por uniformados iraquíes, cuyos crímenes quedaron impunes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento