Abre el túnel de Cuatro Caminos
Así estaba el scalextric desde 1969. Foto
Tras 17 meses de obras, el túnel de Cuatro Caminos es ya una realidad. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, lo inaugura hoy a las 11 de la mañana, aunque el Ayuntamiento no ha especificado en qué momento del día se abrirá al tráfico. Es el primer túnel que inaugura Gallardón como alcalde. Su antecesor, Álvarez del Manzano, hizo 28 en doce años.

El nuevo subterráneo mide 500 metros de largo y 18 de ancho. Tiene doble sentido, cada uno con dos carriles.

La construcción de este paso inferior ha supuesto la ‘muerte’ del scalextric que desde 1969 atravesaba Cuatro Caminos. El Ayuntamiento ha tenido que desmontarlo poco a poco –se llegaron a quitar hasta 105 piezas de 25 toneladas cada una–, lo que ha provocado importantes problemas de tráfico en la zona durante un año.

Las bocas de entrada y salida del nuevo túnel están en los mismos puntos en los que antes arrancaba y terminaba el scalextric: la avenida Reina Victoria y la calle Raimundo Fernández Villaverde. Por el subterráneo está previsto que circulen cada día 80.000 vehículos (otros 69.000 lo harán por encima, por la glorieta).

Tres líneas de Metro

La excavación del túnel ha sido una tarea complicada, ya que el subsuelo de la glorieta está plagado de otras instalaciones: dos líneas de Metro muy cercanas a la superficie (la 1 y la 2), otra más en profundidad (la 6), tuberías de agua, luz y electricidad y varios colectores de saneamiento. De hecho, los trabajos de excavación obligaron en noviembre a cortar durante cinco días la línea 1 de Metro, ya que la distancia entre esta línea y el nuevo túnel apenas es de dos metros.

Las seis líneas de la EMT (64, 66, 124, 127, 128 y F) que antes de las obras tenían su cabecera en Cuatro Caminos volverán hoy a salir desde la glorieta, en las paradas que se han ubicado en esta plaza.

Ideado en 1999

El túnel de Cuatro Caminos fue ideado por el anterior alcalde de la capital, Álvarez del Manzano. Su construcción iba a comenzar en 2001 pero a última hora Manzano aplazó la obra. ¿El motivo? Aquel año el Ayuntamiento había comenzado el desmontaje del paso elevado de Santa María de la Cabeza para sustituirlo por un subterráneo y acababa de adjudicar los trabajos de otro túnel, el de María Molina. Demasiadas obras para la capital, alegó entonces el primer edil.