Asamblea General de Caixa Galicia
El presidente de Caixa Galicia, Mauro Varela (c), durante la Asamblea General Extraordinaria. CABALAR / EFE

Caixa Galicia y Caixanova aprobaron este lunes en sus respectivas asambleas su proyecto de fusión, acordado por los consejos de administración el pasado 6 de septiembre, el último eslabón que quedaba para dar por concluido un largo proceso de negociación animado por intensos debates políticos. Será la cuarta de España -la quinta por volumen de depósitos, con un total de 48.784-

Los números pasan por una integración sin liquidación en una sola entidad que integra un activo de 73.089 millones de euros y que se denominará 'Caixa de Ahorros de Galicia, Vigo, Ourense y Pontevedra', si bien queda pendiente de determinar su marca comercial, y será la cuarta de España -la quinta por volumen de depósitos, con un total de 48.784-.

Además, Caixanova y Caixa Galicia han nombrado a los 22 componentes del consejo de administración, a partes iguales, que constituirá la nueva caja gallega para un período transitorio de 3 años, integrado por los copresidentes Julio Fernández Gayoso (Caixanova), en los primeros 18 meses, y Mauro Varela (Caixa Galicia), que ejercerá dicha función en los 18 siguientes.

Sin embargo, el camino que discurrió hasta este acuerdo contó con algunas piedras, la última de las cuales la protagonizaron los sindicatos en torno a la mesa laboral que, al límite del plazo previsto, finalizó con la firma del pacto por dos de las cinco organizaciones sindicales que se sentaron a negociar las condiciones laborales de la fusión.

Pacto laboral

Con amenazas de movilizaciones incluidas aunque en último término innecesarias, los representantes de CC OO y CSICA firmaron el pasado 4 de octubre con directivos de ambas cajas el pacto laboral que regulará la reestructuración de la entidad resultante de la fusión. El pacto laboral contempla prejubilaciones que afectarán a unos 1.200 empleados

Dicho pacto, del que se desvinculó en el último momento la CIG, que integraba una plataforma unitaria con los dos anteriores, y que tampoco firmaron UGT y CGT, contempla prejubilaciones que afectarán a unos 1.200 empleados, además de otras medidas como las bajas incentivadas, la suspensión de contrato o la reducción de jornada.

En el plano legislativo, el Parlamento gallego acordó el pasado 28 de septiembre, tras la alianza de PP y PSOE, aprobar una reforma de la Ley de Cajas de Galicia del pasado mes de diciembre e introducir una disposición transitoria que, en opinión de ambos grupos, garantiza la fusión de Caixa Galicia y Caixanova.

La disposición transitoria introducida regula y desarrolla el periodo transitorio de tres años acordado entre las cajas para llevar a cabo su proyecto de fusión.