El trabajador de la empresa BASF, con sede en el Polígono Industrial de Marchamalo (Guadalajara), fallecido este mediodía tras precipitarse desde una claraboya de la cubierta hasta el interior del edificio, donde había unos motores, cayó desde una altura de entre ocho y diez metros.

Así lo ha indicado el secretario provincial de CCOO en Guadalajara, José María Rey, en declaraciones a Europa Press, quien ha confirmado que el fallecido, de nacionalidad española, tenía unos 35 años.

Técnicos del sindicato, según Rey, acudirán este martes a la empresa para conocer lo ocurrido, ya que esta tarde, tras el siniestro, la empresa ha procedido a precintar toda la zona y los trabajadores del turno de tarde no han podido acceder a las instalaciones.

No obstante, ha sido la propia empresa la que en nota de prensa ha dado a conocer el accidente, al tiempo que ha indicado que los motivos del siniestro están "aún por aclarar".

Tras ocurrir el accidente, se activaron los servicios internos de emergencia, que no pudieron hacer nada por la vida del accidentado. Las autoridades han sido informadas y están iniciando las investigaciones correspondientes. La dirección de la empresa ha transmitido "su más sentido pésame" a los familiares del colaborador.