Nicolas Sarkozy
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, en una rueda de prensa. FRANCK FIFE / EFE

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, aseguró este lunes que aplicará su reforma de las pensiones a pesar de la oposición que genera, y justificó la intervención del Gobierno para garantizar el abastecimiento de carburante y evitar enfrentamientos. "Esta reforma es esencial. Francia se ha comprometido" a llevarla a cabo

El Gobierno francés puso en marcha este lunes un centro de crisis para afrontar los problemas de abastecimiento de combustible y comenzó a utilizar sus reservas de crudo de emergencia.

La víspera de una nueva jornada de huelga general en Francia estuvo marcada por la escasez del combustible por el cierre de la mayoría de las refinerías del país y por las protestas de los estudiantes.

"Esta reforma es esencial. Francia se ha comprometido" a llevarla a cabo, subrayó Sarkozy tras un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, en Deauville.

Inquietudes

Esa reforma "Francia la pondrá en marcha como nuestros amigos alemanes lo hicieron hace algunos años", dijo Sarkozy, en un contexto de protestas por el proyecto de ley que retrasará la edad de jubilación en dos años.

Francia la pondrá en marcha como nuestros amigos alemanes lo hicieron hace algunos años

Añadió que "es perfectamente normal y natural que cree inquietudes y oposición. Es normal, también, y natural que un gobierno democrático, en una democracia parlamentaria, se asegure de que los automovilistas tendrán gasolina y que no habrá enfrentamientos".

El ministro de Industria, Christian Estrosi, afirmó que el Gobierno no aceptará que haya "un bloqueo en el conjunto de las refinerías" y para impedirlo anunció que tomará "las medidas que sean necesarias".

Las huelgas de once de las doce refinerías del país y el bloqueo de muchos depósitos de carburante que abastecen a las gasolineras y que dejaron cientos de ellas fuera de servicio están entre los principales desafíos de las movilizaciones sindicales contra el proyecto de Sarkozy para las pensiones, que debería recibir el voto definitivo en el Senado esta semana.