José María Aznar
José María Aznar, durante una conferencia. EFE

Del más completo negacionismo a la lucha activa contra el cambio climático. Es la evolución que ha sufrido en un corto espacio de tiempo el ex jefe del Gobierno español y presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales FAES, José María Aznar, que acaba de ser nombrado presidente del consejo asesor de Global Adaptation Institute, una iniciativa privada que aspira a convertirse en una voz pragmática en el debate sobre el cambio climático, según ha informado este lunes FAES.

La mera duda sobre el origen antropológico del cambio climático es causa automática de eco-excomunión Apenas dos años han transcurrido desde que el ex presidente del Gobierno comenzara a cuestionar públicamente la teoría del calentamiento global y criticara los recursos económicos destinados a luchar contra este en plena crisis económica. Aznar criticaba entonces que "los abanderados del apocalipsis climático" destinaran miles de millones de euros, no a paliar el hambre en el mundo, sino a "resolver un problema que quizá, o quizá no, tengan nuestros tataranietos".

"Nos enfrentamos a una catástrofe global a causa de las medidas que los gobiernos han adoptado para luchar contra él", aseguraba Aznar, al tiempo que se quejaba de que "la mera duda sobre el origen antropológico del cambio climático" fuera, según él, "causa automática de eco-excomunión". De esta forma, Aznar continuaba con la controversia abierta poco antes por el actual presidente del PP, Mariano Rajoy, que cuestionaba "¿cómo alguien puede decir lo que va a pasar en el mundo dentro de 300 años?", fundamentándose en la opinión de un primo suyo, catedrático de Física en la Universidad de Sevilla.

"Una inocentada"

Global Adaptation Institute es una iniciativa privada sin ánimo de lucro que se pondrá en marcha el próximo 1 de diciembre e intentará "mejorar el conocimiento público sobre el cambio climático" y las políticas públicas de los países en desarrollo para hacer frente a este proceso. Estará dirigida por el ex número dos del Banco Mundial Juan José Daboud y tendrá sede en Washington. Las áreas de acción de esta organización serán agua, agricultura, alimentos, energía y protección de zonas costeras. Además, publicará indicadores de mercado para facilitar las decisiones de los agentes implicados y creará un programa de donaciones a países en vías de desarrollo.

El nombramiento de Aznar ya ha recibido críticas desde diversos sectores. Así, por ejemplo, la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, ya ha calificado éste de "inocentada". "Parece que sea el 28 de diciembre; no sé si el primo de Rajoy ha cambiado de idea y se ha puesto a asesorar a Aznar", ha considerado la ministra irónicamente. De ambos dijo la titular del MARM que son "personas negacionistas" del cambio climático, y aseguró que "nada pueden contribuir" ante "uno de los problemas más graves que tiene que afrontar la humanidad".