El alcalde de la localidad turolense de Calamocha, Joaquín Peribáñez, ha reconocido este lunes que el Consistorio tiene una deuda de entre 700.000 y 800.000 euros a día de hoy y estudia revisar las tasas municipales.

"Vamos a ver cómo tenemos la situación económica", ha dicho Peribáñez, quien ha recordado que el Partido Aragonés (PAR), al que él mismo representa en el Ayuntamiento y como diputado a Cortes de Aragón, rechaza la subida de impuestos. "No voy a apostar por subir impuestos", ha subrayado Peribáñez, quien ha matizado que "todos somos conscientes de que tenemos que prestar unos servicios y la población tiene que corresponder".

"En ninguna casa se puede gastar más de lo que se ingresa y los ayuntamientos no podemos ser una excepción", ha recordado el primer edil calamochino, quien ha pedido a los concejales de la oposición "que nos digan de dónde sacamos el dinero", tras lo que ha considerado que no se puede "pagar al vecino un porcentaje" de los servicios públicos que consume y después continuar haciendo inversiones, sobre todo en un contexto de crisis.

"Ahora mismo nos tenemos que poner a trabajar en la revisión de tasas", ha indicado Joaquín Peribáñez, quien ha comentado que el Ayuntamiento celebrará su próximo Pleno en diciembre.

Peribáñez ha señalado que el Consistorio tiene un presupuesto anual de unos 5,5 millones de euros, por lo que "no es ninguna burrada" que ahora esté pendiente de pagar la cantidad mencionada. "Otra cosa sería que el Ayuntamiento no pudiera pagar" sus deudas, indicado así que Calamocha sí puede hacer frente a sus obligaciones financieras. "Las cosas no son ni blancas ni negras", ha señalado.

"La situación administrativa es transparente", ha continuado el alcalde de Calamocha, quien ha indicado que no sabe "exactamente" a cuánto asciende la deuda, pero ha explicado que se ha construido una guardería pública municipal con un coste de 1.200.000 euros pendientes de certificar y de los que se ha pagado una parte, a lo que se suma la realización de obras públicas con un coste de unos 400.000 euros que, después, deberá pagar la Diputación Provincial de Teruel (DPT), lo que esta ha hecho en parte, pero no del todo.

Tras recordar que el Ayuntamiento no puede cobrar las subvenciones sin antes haber adelantado el dinero, Peribáñez ha propuesto a los concejales del PP que, el año próximo, "hagan la propuesta de no ejecutar ninguna obra y pagamos a los proveedores".

Sobre la documentación contable que reclama el Grupo del PP al equipo de Gobierno, Joaquín Peribáñez ha afirmado que el PP "la tiene a su disposición, no hace falta que me pida ninguna copia" y ha recalcado que el portavoz del Grupo Popular y presidente de la Comisión de Hacienda "puede disponer igual que el alcalde" de estos documentos.

De Gamón ha dicho que "lo que no entiendo es que necesite copias cuando él es tesorero" municipal y está habilitado para acceder directamente a esta documentación.

Por su parte, Francisco Javier Gamón, también concejal calamochino y diputado autonómico, en su caso por el PP, ha exigido al alcalde que aporte sendas copias de todas las facturas que el Ayuntamiento adeuda. Gamón ha presentado una solicitud formal en el Consistorio. Los populares "tendremos que valorar" si acuden a la Justicia para forzar la entrega de las copias de la documentación.

En declaraciones a Europa Press, Javier Gamón ha lamentado el "total oscurantismo" de Peribáñez y ha alertado de que "los pagos se retrasan" en el Consisotorio, tras lo que ha afirmado que la deuda es de unos 800.000 euros.

Gamón ha asegurado que el Ayuntamiento cuenta con dos sociedades públicas municipales, como son Fomento de Calamocha y Cultura de Calamocha, que "lo que hacen es mitigar" la deuda reconocida, al absorber parte de la misma. El concejal ha negado que el PP pueda acceder a las copias que desea.

Sobre las perspectivas para el próximo año, el edil del Grupo Popular ha avisado de que "ya hay pagos a los que no se está haciendo frente" y, de hecho, "hay proveedores que llevan un año sin cobrar", plazo que aumenta en el caso de los proveedores que trabajan para las sociedades municipales.

Javier Gamón exige que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) abra una línea de créditos "totalmente blandos" para los servicios públicos propios de las Administraciones municipales y ha avisado de que algún proveedor puede entrar "en problemas".

Consulta aquí más noticias de Teruel.