El administrador único de Astilleros de Sevilla ha presentado este lunes concurso voluntario de acreedores dentro del plazo previsto, que finalizaba este martes, según han indicado a Europa Press fuentes próximas a la negociación, que indicaron que esta presentación se produjo ante el juzgado de lo Mercantil de Sevilla, tal y como estaba previsto.

Fuentes cercanas al proceso explicaron a Europa Press que primero el juez deberá nombrar a los administradores concursales, quienes deberán hacer un informe de la situación financiera de la empresa y dar su opinión sobre las posibilidades que pueden existir de plantear un convenio de acreedores. Se iniciarían contactos con los acreedores "para ver la viabilidad de un posible convenio de acreedores y lograr salvar la situación y darle continuidad a astilleros".

Las fuentes indicaron que "previsiblemente este concurso no debe acabar en liquidación y sí darle continuidad a la actividad".

Estimaron el tiempo hasta tener el informe de los administradores concursales puede durar entre tres y cuatro meses, plazo que se puede alargar o acortar en función de diversos factores como la situación de la factoría y la carga de trabajo.

El objetivo de la presentación del concurso voluntario es "salvaguardar a la empresa frente a la presentación de un concurso necesario, que impediría la puesta en marcha de un posible plan industrial, y ofrecer las garantías suficientes para establecer dicho plan antes de que finalice el plazo".

Este concurso no implicaría que finalmente se pusiera en marcha el proceso, sino que responde a "la obligación de la empresa de comenzar a gestionar el proceso de concurso, que debía formalizarse antes de mediados de octubre ante la amplia documentación que se ha de analizar y al establecimiento de una garantía para Astilleros de que controla el proceso durante un tiempo más amplio para poder terminar de definir un posible plan industrial".

De este modo, con la elaboración del concurso se pretende salvaguardar la empresa mediante la preparación de un concurso voluntario, con el objetivo de "no perder el control de la compañía, algo que sucedería si se activara un concurso necesario de acreedores".

Por último, dejaron claro que el objetivo prioritario es apostar por el mantenimiento de la actividad en la zona, para lo que necesita en este momento "un mayor margen de maniobra". "Este concurso voluntario permitiría ir más allá de la prórroga, de mediados de octubre, para poner en marcha un posible plan industrial", han concluido.

Por su parte, el pasado viernes se constituyó la mesa de negociación entre Junta y sindicatos para así "avanzar en positivo, en aras de reactivar la carga de trabajo y para poder sacar un compromiso de continuidad".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.