El empresario minero Victorino Alonso, representante del grupo empresarial Alonso, presentará mañana ante la autoridad laboral en León un expediente de regulación temporal de empleo (ERE) para unos 450 trabajadores de sus explotaciones de carbón.

El ajuste laboral se prolongará, de entrada, durante unos seis meses desde que se formalice el ERE y el motivo de esta decisión son los 3,5 millones de toneladas de carbón que no han sido vendidos a las centrales térmicas y recibido el dinero para, con esta liquidez, poder hacer frente a las nóminas.

Estos 3,5 millones de toneladas de mineral están todavía acumulados en los parques de las explotaciones mineras, dado que la mayoría de las centrales térmicas siguen sin funcionar. Además, al no tener liquidez, el Grupo Alonso se está quedando sin gasóleo para que pueda trabajar su maquinaria pesada en los cielos abiertos.

Desde el Grupo Alonso se destaca que el ajuste laboral temporal es "por causa de fuerza mayor" aunque al respecto, el presidente del comité de empresa de Coto Minero Cantábrico, Francisco Aller, dijo que parte de esta situación está en el retraso de la aplicación del Real Decreto que garantiza el consumo de carbón autóctono en las centrales térmicas.

"Se ha aprobado ya hace días y no entendemos cómo es que no se pone en funcionamiento, para que las eléctricas quemen carbón y empezar con la compra del mineral de aquí", manifestó.

Consulta aquí más noticias de León.