La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, ha pedido "no ser hipócritas" acerca de la pertinencia de los alimentos transgénicos —sometidos a ingeniería genética—, puesto que considera que con "exigencia" en cuestiones de control y seguridad, "no habría porqué debatir nada más".

Ha hecho estas declaraciones en el 'Fórum Europa. Tribuna Galicia', a raíz de una pregunta de los asistentes en la que se interrogaba a la ministra si "se ha pasado al enemigo", en referencia a quienes abogan por la producción de transgénicos.

"No hemos cambiado nuestra postura en cuanto a organismos genéticamente modificados", ha respondido, y, tras defender la "rigurosidad" y la necesidad de "refuerzo" de las agencias y organismos de control, Espinosa ha argumentado que España "necesita" importar el 50 por ciento de sus cereales y "no puede obligar" a terceros países el tipo de producción.

Al respecto, la ministra ha explicado que si los grandes productores —Ucrania, Rusia, Brasil y Argentina— deciden elaborar "el 100 por cien" de sus cereales "genéticamente modificados", a los europeos "no les quedará más remedio que hacer un mix".

"única solución contra el hambre"

Asimismo, ha aludido a la "última declaración" de la organización World Wildlife Fund (WWF), que, en el ámbito internacional, asegura que "la única solución" para acabar con el hambre en el mundo es "que haya organismos genéticamente modificados".

"Es un gran debate estará abierto hoy, mañana y estoy convencida que dentro de 100 años", ha apostillado, pero ha reiterado que, con "exigencia" en las tres partes —las autoridades medioambientales, los responsables de la seguridad alimentaria y los consumidores— "no habría porqué debatir más". "Dicho esto, tendremos que tener todas las garantías del mundo", ha recalcado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.