El alcalde de Tarragona, Josep Félix Ballesteros, ha destacado este lunes la perfecta coordinación de la Policía Local y los Mossos d'Esquadra, "con un tiempo de reacción de apenas cinco minutos" tras el aviso por el hedor que desprendía el primer piso del número 9 de la calle Reial, donde han sido hallados los cadáveres de una mujer marroquí de 26 años y sus dos hijos, una niña de dos años y su hermano de seis.

El trágico suceso ha coincidido con la despedida pública de su cargo del jefe de la Guardia Urbana de Tarragona, Rafael Comas, que será sustituido el uno de diciembre por José Miguel Abdelkader, hasta ahora intendente en jefe de la Policía Local de Cerdanyola.

Comas ha confirmado que recibieron una llamada de los vecinos por el mal olor y que, "al tener todas las patrullas ocupadas en ese momento, se trasladó la intervención a los Mossos, que desde entonces se han hecho cargo de la investigación".

El hasta ahora jefe de la Policía Local ha explicado que sus agentes no han llegado a entrar en el piso, y que desconoce más detalles del macabro hallazgo: "En estos casos, cuanta menos gente pise la escena del crimen, mejor".

El Ayuntamiento de Tarragona, que asistía a las víctimas a través de su área de Servicios Sociales, se ha puesto a disposición de las asociaciones de vecinos de la zona, para prestar asesoramiento ante cualquier duda "y atención psicológica si se requiere".

El alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, ha informado de que han asistido a los vecinos "durante toda la madrugada", y también se ha entrevistado con el director del colegio Pau Delclós, en el que estudiaban los dos niños asesinados.

El delegado de la Generalitat en el Camp de Tarragona, Xavier Sabaté, ha resaltado: "Los ciudadanos tienen que saber que estamos cuidando de las víctimas a través de unidades especiales de seguimiento de casos conflictivos; el contacto con la víctima ha sido frecuente, pero no hemos logrado impedir esta desgracia".

Sabaté no ha querido confirmar, ya que la investigación está bajo secreto de sumario, si los cadáveres —que presentaban evidentes signos de violencia— estaban enterrados en cal viva para permitir al agresor ganar tiempo en la huida.

El nuevo jefe de la Guardia Urbana, José Miguel Abdelkader (un experimentado policía que es doctor en Derecho y premio extraordinario de Licenciatura), sorprendido este lunes en Tarragona por el suceso, ha asegurado que pondrá "todos los medios" a su disposición para que no se repitan hechos similares.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.