Los equipos directivos de las cajas rurales de Albacete, Cuenca y Ciudad Real han comenzado a "ensamblar" sus equipos directivos del que saldrá la cúpula dirigente de la entidad tras la fusión de las tres entidades, a la que se ha unido después Caja Rural de La Roda (Albacete), y que está previsto comience a funcionar en mayo de 2011.

Así lo ha dado a conocer este lunes la directora general de Caja Rural de Albacete, María Victoria Fernández, en una rueda de prensa minutos antes de la reunión que mantienen los directores generales de las tres cajas en el Palacio de la Serna, en Ballesteros de Calatrava (Ciudad Real).

Según ha explicado, la cita iba a marcar la "gobernanza" de la caja fusionada, algo que ha estimado como muy importante, ya que se trata de un tema básico para que la nueva entidad "funcionar y surja con mucha fuerza".

Asimismo, ha indicado que también estaba previsto abordar la "magnitudes de la nueva entidad", algunos de cuyas cifras fueron aportadas la semana pasada por los responsables de Caja Rural de Ciudad Real, cuando también dieron a conocer el "beneplácito" del Banco de España a la unión.

Por su lado, el director general de Caja Rural de Cuenca, Ernesto Verdala, ha agregado que los equipos de cada caja han "llevado hasta aquí la solvencia, la liquidez y la rentabilidad que tenemos cada una de las cajas", y ha puntualizado que, a partir de ahora, "tenemos que ensamblar las tres en una sola, un equipo que debe tener las mejores prácticas de las tres cajas para lograr los mejores ratios de eficiencia". CIFRAS

Entre estas cifras, los responsables de la caja ciudadrealeña dieron a conocer que la caja unida contará con una liquidez de unos 1.000 millones de euros y que va a generar unas sinergias de unos 100 millones de euros en los próximos años.

Por su lado, el director general de Caja Rural de Ciudad Real, Miguel Ángel Calama, ha señalado que el proceso de fusión lleva "mejor crono" que el tiempo marcado en su momento para culminarlo.

En este sentido, ha indicado que está colaborando a ello la "buena relación" entre los tres directores generales, lo que está facilitando que se vaya por delante en algunos de los plazos previstos.