La presidenta de la Asociación de Cáncer de Mama de Bizkaia (ACAMBI), Georgina Sastre Villa, ha denunciado que la rebaja de la edad a 45 años para la inclusión de mujeres en el programa de detección del cáncer de mama "no es lo aprobado en el Parlamento, para el que había un presupuesto de 800.000 euros".

Sastre ha realizado estas declaraciones en una rueda de prensa en la que ha mostrado su "indignación" ante el anuncio realizado el pasado 8 de octubre por el consejero de Sanidad del Gobierno vasco, Rafael Bengoa, del envío de una carta a las 86.771 mujeres de 45 a 49 años que viven en la Comunidad Autónoma Vasca, para que rellenen un cuestionario con el que se determinará su factor de riesgo a padecer cáncer de mama.

Según han manifestado desde ACAMBI, el programa no trata de extender las pruebas a todas las mujeres de esas edades, como sí lo hace en la franja 50-69 años, sino de detectar los casos de mayor riesgo para tratarlos de forma adecuada.

En este sentido, la presidenta de ACAMBI ha destacado que se sienten "perplejas e indignadas" porque el anuncio "es un jarro de agua fría después de años reivindicando la necesidad urgente de rebajar la edad de las mujeres en el programa de detección precoz del cáncer de mama a los 40".

"A mí el cuestionario me parece bien, pero no es lo que aprobaron. Si tú ya tienes un familiar con antecedentes ya te están siguiendo, ya te están controlando. No están haciendo nada", ha criticado Sastre.

"Alrededor de 1.100 mujeres son diagnosticadas al año y de ellas el 30 por ciento tienen entre 40 y 49 años. ¿Cuando empezarán a ser conscientes de que la prevención es el arma más eficaz contra la que contamos para luchar contra el cáncer?, se ha preguntado Sastre, quien además ha explicado que no dejarán "de luchar hasta conseguirlo".

Asimismo, se ha lamentado de que "primero dijeron que lo iban a ir rebajando progresivamente". "Yo les invitaría a que venga aquí, a la asociación, miren a nuestras socias y miren la edad que tienen para que vean si estamos equivocadas", ha agregado.

"¿Qué es mas caro, un diagnostico precoz o un diagnostico de cáncer que llevan a unos tratamientos muy caros? Lo que más nos ha enfadado es que den una palabra y se vuelvan para atrás", ha aseverado Sastre.

La presidenta de la asociación ha propuesto que, "si Osakidetza no lo puede hacer porque es cuestión de dinero, que aconsejen hacerse una mamografía a partir de 40 ó 45 años".

Asimismo, la presidenta de ACAMBI ha indicado que desde las asociaciones desean que "se impulsen unidades de expertos oncológicos y consejos genéticos del cáncer que evalúen los riesgos de las mujeres susceptibles a presentar síndrome hereditario de cáncer".

La portavoz de BBK, por su parte, ha manifestado que la caja, desde su Obra Social, "trata de estar con todas las entidades sociales que dan respuesta a esas necesidades sociales que se presentan".

Elorriaga, por otro lado, ha mostrado su preocupación porque "está creciendo el número de mujeres en las que se están detectando cáncer de mama".

Por otro lado, ha subrayado "el apoyo" de la asociación a "los esfuerzos para mejorar los tratamientos oncológicos que atiendan las particularidades y planes terapéuticos personalizados".

Asimismo, desde ACAMBI también han reivindicado "la rehabilitación física y el control de los efectos secundarios de las intervenciones quirúrgicas y tratamientos" y han reiterado, además, el derecho a "una información objetiva y detallada y el derecho a pedir una segunda opinión". ASOCIACIÓN

Desde ACAMBI han precisado que "el cáncer no es siempre es muerte" por lo que han animado a la ciudadanía a conocer sus proyectos, así como sus consejos de autoexploracion.

La presidenta ha pedido, además, "una pequeña ayuda económica" y ha animado a los hombres a que se hagan también revisiones porque "también les puede afectar".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.