El Centro Penitenciario de León contará con una unidad de madres que será "referente" en el noroeste del país, con capacidad para 30 mujeres y cuya construcción supondrá una inversión de unos seis millones de euros.

Así lo manifestó hoy en declaraciones a Europa Press el subdelegado l Gobierno en León, Francisco Álvarez, quien explicó que la actuación se enmarca en la actualización del Plan de Amortización y Creación de Centros Penitenciarios aprobada en Consejo de Ministros el pasado día 24 de septiembre.

En la actualidad se redacta el anteproyecto de la unidad de madres que será de nueva construcción o mediante la remodelación de la antigua prisión de León, ubicada en el paseo del Parque, donde se encuentra el Centro de Inserción Social (CIS).

La creación de esta nueva infraestructura supone, según explicó Francisco Álvarez, "un jalón más" del compromiso del Ejecutivo central para convertir el Centro Penitenciario de León en un "referente" español en el camino hacia la excelencia, que se enmarca en una nueva concepción de la prisión como un tránsito para la reinserción social de los reclusos.

Al respecto, señaló que este compromiso del Gobierno se muestra además en la reciente puesta en funcionamiento de los módulos terapéuticos mixtos en la cárcel de León, en los que se tratan de potenciar los valores de respeto y responsabilidad entre los internos, así como su capacidad de relacionarse con los demás y de adquirir hábitos de conducta higiénicos y saludables.

EL 70

Por ciento en módulos de respeto

Francisco Álvarez destacó que en estos momentos el 70 por ciento de internos del Centro Penitenciario de León se encuentra en módulos terapéuticos o de respeto, lo que permite avanzar en ese camino hacia la excelencia en la prisión desde la concepción de la reinserción social de la población reclusa.

El Centro Penitenciario de León fue pionero en la implantación de este tipo de módulos hace diez años, un modelo que se ha instalado desde entonces en otras prisiones del país y con el que se ha comprobado que existe una disminución de la conflictividad a niveles mínimos que mejora el clima de colaboración y convivencia entre los reclusos.

Del mismo modo, estos módulos permiten que las condiciones en las que los funcionarios desempeñan su trabajo sean más favorables, así como resultados positivos con objetivos terapéuticos planificados previamente, especialmente en los módulos terapéuticos dirigidos a internos que presentan situaciones de toxicomanías.

El subdelegado del Gobierno se pronunció de este modo tras la presentación del número uno de la revista In Voce, realizada por internos de la cárcel de León, una iniciativa "positiva" para la población reclusa que, sumada al resto de actuaciones, hace que el centro sea "referencia" dentro del sistema de Instituciones Penitenciarias del país.

Consulta aquí más noticias de León.